U. del Tolima: De la desesperanza al optimismo

Feb 13/20 El negro panorama de hace 4 años (rector renunciado, déficit de 24 mil millones, reducción de alumnos, investigaciones…) han desaparecido. Hoy no debe y se acerca a la acreditación institucional.

Omar Mejía Patiño llegó como rector interino tras la precipitada y promovida renuncia de José Herman Muñoz quien, pese a su re-elección, no soportó la presión por errores de gestión y mal manejo financiero.

Después de cuatro años de “ajustarse el cinturón”, Omar Mejía logró cerrar 2019 sin deuda. El saldo en rojo que había desde 2015 de 24 mil millones bajo a cero. Hoy la Universidad no tiene pendientes salariales de ninguna índole.

Acciones desarrolladas para alcanzar este logro

Entre los principales hechos que determinaron el equilibrio financiero están:

– Aumento de las transferencias del gobierno departamental a la Universidad, por parte del exgobernador Óscar Barreto,

– Desarrollo de un plan de austeridad, supresión de cargos de mayor nivel (P18), así como el congelamiento de la planta de personal.

El nuevo gobernador, Ricardo Orozco, también ha ratificado su apoyo a la gestión de la Universidad, a través de convenios y becas.

“Vemos que la U vuelve a florecer, una nueva oportunidad de salir adelante, que busquemos la acreditación institucional que es la florecita en la cereza. Vamos a matricular 4000 jóvenes, vamos a transferir 8700 millones de pesos más el IPC, más los convenios, toda esa es platica que le va a entrar a las arcas de la Universidad”, manifestó Orozco.

La Universidad recibió visita de pares del CNA para acreditación institucional en 2019, y está pendiente de conocer la decisión del Ministerio a sus observaciones al informe del Consejo.

Compartir en redes