Vergüenza histórica trato del Gobierno a educación virtual: Luis Fdo. Páramo – mayo/20

Luis Fernando Páramo presenció el nacimiento de la modalidad virtual en el país y cuestiona la manera como los distintos Ministerios de Educación han “maltratado” el concepto y la modalidad.

Al expresidente Belisario Betancourt Cuartas se le criticó su determinación por impulsar la educación superior a distancia que había conocido en España y que consideró pertinente para un país tan centralista, que no tenía en cuenta las necesidades regionales en materia de educación superior.

En Colombia no se conocía nada distinto a los cursos de tensión dinámica diseñados por Charles Atlas, para que enclenques pudieran hacer ejercicios dirigidos mediante materiales educativos para lograr modificar su apariencia física, que hizo furor en el mundo entero. Un maestro de gimnasia que enseñaba a través de materiales educativos.

La posibilidad de estudiar a distancia en Colombia era muy inviable si no se le encomendaba a una institución educativa gubernamental dicha misión. El expresidente Julio César Turbay Ayala había creado una institución denominada UNISUR cuya sigla de UNIDAD UNIVERSITARIA DEL SUR DE BOGOTÁ, en compaginación con el alcalde de Bogotá de la época y adquirió el compromiso de llevar educación superior al sur de Bogotá.

Así las cosas, el expresidente Betancourt decide convertir a UNISUR en la entidad rectora de la educación a distancia, le quita a Bogotá su control y se lo entrega a la nación.

¿La pregunta es perdió Bogotá o ganó la Nación?

Bogotá no perdió nada y el país sí ganó mucho, pues con semejante misión realmente se empezó una transformación de la educación superior que sorprendió a muchos colombianos.

Lo triste del cuento, es que fueron los directivos y empleados oficiales quienes más atacaron esta iniciativa e incitaron al pánico aduciendo que dicha metodología carecía de calidad, sin siquiera definir que era calidad de la educación superior.

Un montón de incrédulos que no sabían que la comunicación en materia educativa es multifacética y se basa en el diálogo pedagógico sin importar el método, trataron de minimizar los alcances de una modernización de la educación superior.

Un diálogo pedagógico en concreto es una exposición de formas de pensar la solución de problemas, que derivan en conclusiones útiles, para que una persona tome decisiones acertadas en el entorno y época que le corresponde.

Los más grandes contradictores de la educación a distancia en Colombia han sido el ICFES y el MEN. El único que realmente se salva de esta generalización es el exdirector del ICFES y exministro de educación Jaime Niño Díez (qepd).

No quiero desviar la atención en la mera crítica, me interesa la reflexión, este artículo tiene la intención de inducir las decisiones gubernamentales sobre educación superior del gobierno nacional.

Sé que la actual Ministra de Educación se siente suficientemente experta en educación por su experiencia en el mismo Ministerio, lo que no contempla es el fracaso del Ministerio en materia de calidad de la educación.

El Ministerio de Educación desde hace décadas ha sido con sus ministras una verdadera catástrofe, han conseguido recursos, pero los han invertido mal. Pregúntenle a la actual, que es acreditación de calidad y estoy seguro de que saldrá con la misma babosada de que es la medición de estándares, que nunca se han construido. En Colombia no existen estándares, se limitan a opiniones de pares académicos y a la legislación incongruente del MEN.

Cuando el Ministerio hace reuniones para tratar el tema de educación no permite que haya contradictores, pero yo voy a hacer que esto cambie. Mi única intención es demostrar que no se puede juzgar la calidad de la educación sin rigor metodológico y creer que la calidad de la educación superior es un problema de opinión y no un asunto técnico de medición de estándares construidos con metodologías apropiadas.

Realmente es una vergüenza histórica lo que está sucediendo producto de la incompetencia de las últimas ministras de educación que no oyen a quienes queremos apoyarlas.

La virtualidad en la educación no es otra cosa que utilizar la tecnología para usar el diálogo pedagógico, con la gran ventaja de poder utilizar la multimedia para demostrar que la teoría funciona en la realidad.

Pero ignorantes del tema, piensan que eso no tiene importancia.

A pesar de sus incongruencias el MEN hoy quiere legislar sobre el registro calificado sin siquiera determinar que es calidad de la educación superior y confundiendo requisitos con estándares.

Por ejemplo, afirmar, que la denominación de un programa académico es un factor de calidad, es nada menos que un error, pues programas con idéntica denominación difieren en mucho en la calidad de sus resultados, otra cosa es que el Ministerio de educación considere que la denominación de un programa académico deba ser claro en sus alcances para impedir una publicidad engañosa. Eso es un requisito, pero no un factor de calidad.

Lo mismo ha sucedido con la Educación Virtual que en realidad debería llamarse educación en ambientes virtuales de aprendizaje, y que tanto el ICFES como el MEN han atacado y han tratado de vender la idea, que se trata de una educación de baja calidad y sin sustento en teoría pedagógica. A pesar de ello por efecto de la actual pandemia han obligado a las instituciones a utilizarla como salvamento.

¿Cuánto tiempo demoró el Ministerio de Educación Nacional en reconocer a regañadientes que la educación en ambientes virtuales ni era un invento colombiano ni respondía al capricho de las Instituciones educativas? Aproximadamente 15 años.

¿Cuál es la diferencia entre educación a distancia y educación en ambientes virtuales?

Para el Ministerio todo lo reduce al término presencial, que según ellos tiene gradualidades, dependiendo de la asistencia a aulas tradicionales. Desconocer que también hay presencialidad en los ambientes virtuales es una suposición errónea que en nada contribuye a la calidad de la educación superior.

¿Cuál es el esfuerzo que ha hecho el MEN, para hacer una Biblioteca virtual en la cual los materiales educativos sean gratuitos, nadie se los pueda robar, son fácilmente actualizados y los autores deben ser cuidadosamente seleccionados entre los personajes más idóneos, en las diferentes ramas del saber?

Imagínense la calidad del conocimiento que circularía en el ámbito de la educación superior, la facilidad para leer y releer hasta aprender que tendrían los estudiantes, la enorme ventaja de que los materiales educativos se construyeran con apoyos multimedia y los estudiantes pudieran percibir la aplicación de las teorías en casos concretos de la realidad. Se aprende mucho más rápido viendo que escuchando y la memoria visual es mucho más duradera que la sonora.

Ojalá que de verdad se promuevan leyes que obliguen al MEN a organizar mejor su accionar y a regular sus competencias.

Compartir en redes