2023, año para que IES privadas se muevan “con pies de plomo”: Carlos Lopera – Dic/22

A propósito de las tensiones que enfrentan y aumentarán para las IES privadas, Carlos Mario Lopera, director de www.universidad.edu.co, visualiza un complejo panorama para el sector. Tomado del Informe Técnico de CIDESCO, de diciembre 2022.

El panorama de demanda estudiantil en las tradicionales IES del Suroccidente Colombiano (y, en general, de todo el país) no permite en estos momentos, especialmente a las instituciones privadas, planear con holgura nuevos cursos, significativas mejoras en infraestructura y bienestar, y proyectar inversiones de gran tamaño a favor de la calidad.

No obstante la confirmación del nuevo gobierno (Petro) de seguir con las apuestas por la gratuidad educativa iniciadas por su antecesor (Duque), y de los esfuerzos en el Legislativo por buscar que ésta sea universal y, en lo posible, que llegue al posgrado, todo lo cual pintaría un optimista escenario para el sistema de educación superior, las tendencias y, sobre todo, la realidad económica, no aseguran un entorno optimista frente al deseado incremento, gradual y masivo, en la matrícula universitaria.

Si bien la tendencia por la gratuidad como resultado del debate sobre el acceso a la educación superior como un derecho, ha incidido en favorecer la matrícula de los estratos menos favorecidos, y las IES públicas han sido las más beneficiadas, dichas instituciones tienen limitaciones de infraestructura y de capacidad instalada, con lo que difícilmente podrán ser protagonistas en el aumento de 500 mil nuevos cupos que ha prometido el actual gobierno en los próximos cuatro años. Según el Sistema Universitario Estatal SUE, solamente podrían hacerlo en 100 mil cupos, por lo que -esperanzados- los rectores de las IES privadas están confiados en el anuncio ministerial de que esto se hará con el apoyo de sus instituciones.

El subsidio económico a estudiantes de estratos bajos en IES privadas sería, indirectamente y por ahora, el principal salvavidas que tendrían estas instituciones para enfrentar un complejo panorama financiero, luego de hacer “maromas” y de “apretarse el cinturón” en 2020 y 2021 a fin de no perder estudiantes por la pandemia.

Por todo esto, la expectativa de los próximos universitarios (actuales bachilleres) en torno de su anhelada gratuidad, el complejo escenario mediático y político que le significa a las IES privadas intentar subir matrículas por encima del IPC, la desaceleración gradual de la demanda que se viene dando de tiempo atrás, la creciente baja en la tasa de natalidad, los costos adicionales que le significa a las IES asumir el spread de los intereses que más allá del IPC concertaron sus estudiantes con crédito Icetex, las inversiones que demandan los múltiples procesos de calidad que piden el Ministerio de Educación y el CNA, y el constante aumento en la oferta regional de programas de otras IES nacionales que están aprovechando el registro calificado único y la virtualidad para extenderse, indican que la planeación universitaria para el corto y mediano plazo debe hacerse con extremada prudencia en las inversiones y expectativas de número de estudiantes.

 602 

Compartir en redes