El Observatorio de la Universidad Colombiana




ASCUN pide que, por Covid, IES privadas reciban beneficios como las públicas

Dic 1/20 IES privadas de la Asociación lanzan un S.O.S. de apoyo financiero al gobierno, tras tener 17 % menos de alumnos este semestre.

Así lo piden al presidente Duque, a nombre de la Asociación, los rectores de la Universidad EIA y el rector de Uniminuto (ambas IES privadas), al igual que el Director Ejecutivo.

El Observatorio tuvo acceso a la comunicación, del pasado 23 de noviembre, que originalmente publicó el diario El Tiempo, pero que la propia ASCUN no ha hecho pública.

El siguiente es el texto de la carta enviada al presidente Duque, la ministra Angulo y el viceministro Pérez, y que no figura firmada por el presidente de la Asociación (Luis Fernando Gavuiria Trujillo), tal vez por ser rector de una universidad pública -UTP, y en la que los rectores revelan cómo, a diferencia de pronósticos optimistas del gobierno, las IES privadas sí se han visto muy afectadas con la pandemia:

Reciba un cordial saludo de la Asociación Colombiana de Universidades -ASCUN-. Como se había mencionado en nuestra comunicación de principios de este año, la situación económica de las universidades privadas se torna más difícil en forma progresiva como consecuencia de la actual pandemia que nos afecta a todos y que ha llevado a la destrucción parcial del tejido empresarial y a un alto nivel de desempleo, con el consecuente impacto en la matrícula y el sostenimiento de los estudiantes.

Apreciamos las medidas que el Gobierno ha tomado para ofrecer matrícula cero en las universidades públicas, lo cual es un gran alivio para muchas familias de los estudiantes beneficiados; e, igualmente, que se haya asegurado los recursos por parte del Gobierno nacional o municipal para que dichas universidades tengan los recursos requeridos con cargo a los presupuestos públicos.

Sin embargo, por otra parte, es preocupante la situación de las universidades privadas desde dos aspectos: la sostenibilidad misma de las instituciones, que cubren la mitad de la población estudiantil en la educación superior del país, cuyos ingresos dependen básicamente del pago de las matrículas. Y, a la par, la de muchos de los estudiantes cuyas familias también padecen el rigor de la crisis, pero no tienen el apoyo que sí reciben sus conciudadanos de las instituciones estatales, así estén en igualdad de condiciones socioeconómicas; debe resaltarse que este esfuerzo ha recaído fundamentalmente en las propias instituciones privadas, no pocas de las cuales ya agotaron (o están cerca de agotar) sus reservas financieras para apoyar la continuidad de los estudiantes y evitar su deserción.

En la consulta efectuada sobre el comportamiento de la matrícula de las IES asociadas en Ascún, se encontró una disminución del 17 % de la población estudiantil total en el segundo semestre de 2020 y una disminución del 20 % de los estudiantes nuevos en este mismo período académico. Es importante aclarar que, si bien se estimaba inicialmente una deserción superior al 25 % en el subsistema educativo privado, gracias a las ayudas del Gobierno nacional y al esfuerzo financiero de las IES con sus propios recursos, se logró reducir el impacto para este semestre que termina. Sin embargo, existe gran incertidumbre sobre las cifras de deserción de estudiantes actuales y de reducción de la matrícula de nuevos estudiantes para los dos semestres de 2021, lo cual generará un impacto económico en las instituciones durante un período mínimo de cinco años.

Por estas razones, respetuosamente, reiteramos nuestra solicitud al Gobierno nacional para que atienda de manera global e integrada estos problemas que impactan a la educación superior, pues no solo afecta a la mitad de la población estudiantil, sino que, de no actuar oportunamente, podría causar un incremento de la deserción que ya hoy supera el 17 % (según las estimaciones de Ascún a nivel nacional) y del riesgo real creciente en la viabilidad financiera del sistema.

En consecuencia, las universidades privadas asociadas en Ascún, muy comedidamente, proponemos que se estudien las siguientes posibilidades:

1. Proveer un apoyo generalizado a los estudiantes actuales y nuevos con recursos públicos para que puedan continuar con su proceso educativo, así como ofrecer subsidios en términos de sostenibilidad y conectividad a quienes realmente lo requieran.

2. Facilitar el acceso a los créditos del Icetex con tasa de interés correspondiente al IPC y amplios plazos para pagarlos, una vez los estudiantes se gradúen y entren a la vida laboral; y posponer las cuotas de amortización por intereses y capital de los créditos actuales hasta enero de 2023.

3. Aumentar la cobertura del Programa Generación E para duplicar al menos lo programado para el año 2021.

4. Entregar un apoyo económico para mantener la nómina de nuestros colaboradores que devenguen hasta 4 salarios mínimos mensuales legales vigentes a través del programa de apoyo al empleo formal.

5. Posponer hasta enero de 2023 el pago de intereses y la amortización a capital de los créditos vigentes con Findeter.

6. Destinar una partida en el presupuesto nacional para asumir el aporte que tradicionalmente hacen las universidades privadas a sus proyectos de investigación cuyos recursos provienen del pago de matrículas.

7. Aumentar la participación del Gobierno nacional en el Consorcio Colombia, por medio del Ministerio de Educación Nacional y del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, para liberar recursos que las IES aportan de contrapartida, proporcionando un alivio en sus compromisos financieros.

8. Establecer una línea especial de crédito compensado con tasa de interés cero para atender las actualizaciones en materia de equipos y tecnología que demanda el cumplimiento de la misión universitaria.

Señor Presidente, dadas las características del problema y de las posibles soluciones, invocamos su oportuna y directa intervención para atender la situación de las universidades privadas, que no sólo han tenido una disminución significativa de sus ingresos sino que perciben con preocupación la pronunciada tendencia de reducción de matrículas para los años 2021 y 2022; lo que, de materializarse, pondría en riesgo la calidad y sostenibilidad de muchas instituciones, además de que podría bajar notoriamente las metas de cobertura previstas en su Gobierno para la educación superior. Las esperanzas de la sociedad en su propia recuperación de la actual crisis residen hoy, en alto grado, en el conocimiento y la investigación, soportada en buena parte por nuestras instituciones, que hoy requieren el auxilio gubernamental para lograr el objetivo social.

Agradecemos su especial comprensión y decidido apoyo en este momento crucial de la educación superior del país.

Cordialmente,

CARLOS FELIPE LONDOÑO ÁLVAREZ – Vicepresidente Ascún y Rector Universidad EIA

PADRE HAROLD DE JESÚS CASTILLA, CJM – Vocero IES privadas Ascún y Rector Corporación Universitaria Minuto de Dios

OSCAR DOMÍNGUEZ GONZÁLEZ – Director Ejecutivo Ascún

 

Información de referencia: Rectores de ASCUN ahora piden ayuda económica a alcaldesa de Bogotá (mayo/20)

ASCUN pide a la DIAN que IES puedan pagar nóminas con excedentes 2019 (mayo/20)

Compartir en redes