Asoc. Col. de Inmunología rechaza actuación científica de ministra Torres

Enero 20/20 No cesan las críticas a la Minciencias, Mabel Torres, por sus conceptos sobre el conocimiento ancestral y el método científico. Para ACOI, los antecedentes de la ministra son “éticamente inaceptables”.

El siguiente es el comunicado público de la junta directiva de la Asociación Colombiana de Inmunología, luego de conocidas las declaraciones de la ahora ministra, a propósito de este debate:

Nos unimos a las instituciones científicas que cuestionan la idoneidad para el cargo de la nueva Ministra de Ciencia, Tecnología e Innovación (MinCiencias). Las consideraciones expuestas en el presente comunicado, derivadas de las declaraciones y de la evidencia del trabajo como investigadora de la Ministra, no deben interpretarse como una posición política frente al gobierno nacional. Es un asunto de integridad científica.

Como se reporta en El Espectador y en el video del programa Los Informantes, la Ministra le ha recomendado a pacientes con cáncer (más de 14) productos sin evaluación científica, lo que resulta éticamente inaceptable. El nuevo conocimiento derivado de la investigación o de la creación debe ser validado y reconocido por pares académicos, máxime si pretende emplearse en seres vivos, en seres humanos. Por lo tanto, es inadmisible que quien se desempeña como la cabeza del naciente MinCiencias pueda afirmar que la intervención a pacientes con cáncer “Tendría sustento científico para mí. Pero no para la comunidad científica”.

 

De similar connotación fue la presentación pública de abril de 2018, en donde la doctora Mabel Torres utilizó la conferencia Ted, a la que fue invitada, para promocionar una crema a base de Borojó para tratar la dermatitis.

 

Para una persona del común, con cáncer, recurrir a cualquier producto farmacéutico o no farmacéutico que le pueda beneficiar es comprensible. Para un científico la responsabilidad es otra. Los estudios preclínicos y clínicos para productos farmacéuticos, nutracéuticos y afines se deben realizar con total rigurosidad por obligación, no por gusto, salvaguardando, por demás, la confianza del paciente y de la comunidad no académica en la ciencia. La declaración pública de la Ministra en la que aseveró que la administración de su producto se asoció con la mejoría de algunos pacientes genera expectativas innecesarias en la comunidad. Tipificar como saber ancestral un producto derivado de la biodiversidad o un procedimiento, no puede constituirse en el atajo para usarlo sin evidencia científica en pacientes con enfermedades como el cáncer.

 

Hacemos un llamado al debate y a la ilustración académica y científica, y a seguir avanzando con coherencia en las políticas de bioética, de ética en la investigación y de integridad científica.

Compartir en redes