Características de la llamada “reforma integral del Icetex”

Enero 17/20 Icetex no desaparecerá, pero hará más “cómodas” las condiciones crediticias de sus deudores. Hacia allá van las negociaciones de Gobierno y estudiantes , luego de los acuerdos de diciembre de 2018, tras el paro estudiantil.

Para quienes exigen gratuidad educativa y acceso universal, el Icetex no debería existir, pese a que internacionalmente otros sistemas educativos destacan este modelo de crédito colombiano, pionero en Latinoamérica, para estudio, con tasas de interés por debajo de las bancarias, y son a largo plazo.

Las críticas al Icetex, que se creó en 1950, no son nuevas, y han hecho parte, reiterada, de la agenda de la protesta social educativa, especialmente porque los intereses que cobra la entidad resultan muy altos para sus deudores (que actualmente son cerca de 120 mil, de un total de 653 mil beneficiarios), a tal punto que se han presentado casos en donde los intereses superan, por mucho, el capital prestado para estudio.

Según la entidad, el 67% de los usuarios del crédito tienen subsidio de la Nación. Entonces, su tasa de interés es cero. El joven paga el capital que recibió y el Gobierno paga los intereses.

Tras las conversaciones del Gobierno y voceros de movimientos estudiantiles y profesorales, nació la ‘Comisión para la Reforma del Icetex‘, en febrero pasado, y allí se han logrado acuerdos previos (algunos de ellos que deberán ser confirmados mediante una Ley de la República), para que la entidad desarrolle un nuevo modelo de gestión y de cobro, así:

1) Condonar intereses corrientes: Hay más de 15.000 personas en mora y pendientes de normalizar su situación financiera, lo que significa el 2,29 % del total de usuarios activos. Ante este panorama, se estableció condonar intereses corrientes vencidos para usuarios con mora entre 31 y 90 días. Con esta medida los jóvenes que estén en mora con la entidad podrán renovar sus créditos para que no salgan del sistema de educación superior.

2) Cambio en la línea de crédito: Otro punto es permitir que los estudiantes cambien hasta una vez y durante el desarrollo de los estudios la línea de crédito elegida. “Cuando los jóvenes y las familias eligen una línea, hay unas condiciones económicas vigentes. Sin embargo, se presentan situaciones en las que esa línea ya no se ajusta a las características del núcleo familiar. Hoy la entidad no permite el cambio. Deben permanecer con ella hasta el final, y eso incide en temas de deserción”, indica el presidente de la entidad, Manuel Acevedo.

3) Extender el plazo para el pago: El plan propone –según el presidente del Icetex– extender “entre un 30 y 40 por ciento más” el tiempo para efectuar los pagos a la entidad. “Esta ampliación hará que tengan un menor valor que cancelar y puedan mantenerse al día”.

4) Ingreso al pago contingente: Habría un tránsito voluntario al modelo de pago contingente al ingreso, es decir, que el usuario no pagará si no tiene empleo y no habrá intereses de mora ni reporte negativo en las centrales de riesgo. Esto implicará un cambio en la Ley 1911 de 2018 de financiación contingente al ingreso. Con el modelo contingente se busca condonar un porcentaje del crédito adquirido si el estudiante, después de graduado, genera impacto social (investigación, docencia, trabajar en el sector público, etcétera).

5) Condonación de parte de los intereses: La propuesta también contempla beneficios para los que están al día. Los estudiantes que hagan pagos anticipados podrán condonar un porcentaje de intereses, o inclusive, de capital.

6) Se buscará modificar algunas reglas en fondos administrados por la entidad (Generación E, comunidades negras, etc.) para facilitar otorgamiento de apoyos, pues hay fondos que instauran condiciones (promedio académico, número máximo de semestres, entre otros) que con el tiempo los estudiantes pierden y se quedan sin beca.

7) Aumento en dos periodos más de giros, en caso que el estudiante se atrase en los estudios o busque, por ejemplo, una doble titulación.

8) Descuentos por pagos anticipados. “Eso nos liberaría flujo de caja para poder otorgar nuevos créditos y permitirían que esos jóvenes cumplan su objetivo. De igual manera, ese descuento, que es una condonación de capital, estaría también disponible para aquellos jóvenes que estén en condiciones de morosidad”, dice el presidente Acevedo.

Se espera que en los próximos dos meses se comiencen a ver los resultados de parte de estas medidas.

Así mismo, la idea es fomentar el impacto social positivo. Hay jóvenes que optan por programas de educación superior pero que no son tan bien remunerados. Trabajan, por ejemplo, en educación de la niñez en zonas alejadas de los núcleos urbanos. Entonces, en virtud de lo que la ley determine, abriremos unas convocatorias y quienes sean elegidos tendrán un incentivo en términos de lo que le adeudan al Icetex, a cambio de ese impacto social positivo de la labor que están haciendo.

Finalmente, se está viendo como “suavizar” las condiciones y forma de operación de CISA, que es la entidad de cobro que adquirió la cartera vencida de la entidad, con 52 mil usuarios.

De esta manera el Icetex se hace más “cercano” a los estudiantes, y considera variables antes no tenidas en cuenta para su gestión, tales como la falta de recursos económicos, problemas en los pagos, el desempleo o el retraso académico de los estudiantes, entre otros aspectos. Así, también se espera disminuir la deserción.

La reforma de la entidad también irá acompañada de un replanteamiento en los servicios digitales, el gobierno y su estructura.

Con información de El Tiempo, Semana e Icetex

Compartir en redes