Celadores impiden ingreso de directivos y funcionarios de la U. Autónoma del Caribe

Enero 24/20 Para presionar decisiones laborales a su favor, el equipo de celaduría de la IES ha bloqueado el acceso a la Universidad, entre ellos el de la rectora María Victoria Mejía.

Momentos de tensión se viven este jueves a las afueras de la Universidad Autónoma del Caribe en medio de la toma que lidera un grupo de vigilantes para rechazar la disminución que han sufrido en sus salarios ante la “eliminación de horas extras”.

Los guardias de seguridad, con el respaldo del Sindicato de Trabajadores y Trabajadoras de la Universidad Autónoma del Caribe (SintraUAC), han impedido el ingreso de directivos a la alma mater y solo han habilitado una entrada para estudiantes, docentes y padres de familia.

Nathaly Álvarez, presidenta de SintraUAC, aseguró que la decisión ha sido tomada en cuenta por la “poca voluntad” por parte de la actual administración para encontrar una solución a la problemática que aqueja a los integrantes del cuerpo de seguridad de la alma mater.

“Les quitaron las horas extras, afectando su salario. La comunidad académica está muy molesta, hemos invitado a la rectora para que se instale una mesa de concertación pero ella no ha mostrado voluntad, quiere imponer los puntos a discutir en esa instancia”, sostuvo.

Asimismo, expuso que hay abiertos más de 15 procesos disciplinarios, con los cuales buscan el despido de varios integrantes del sindicato: “Estos son los puntos que queremos acordar con la rectora pero ella se rehúsa a ir al diálogo”.

Álvarez recordó, además, que la organización sindical se encuentra en asamblea permanente indefinida, debido a que no se han liderado acciones contundentes para superar la crisis en este centro de educación superior.

Habla la rectora

María Victoria Mejía, rectora de la Universidad Autónoma del Caribe, mostró su rechazo a los mecanismos de presión que vienen ejerciendo los vigilantes y los integrantes de SintraUAC porque se consolidan en acciones para “acabar con la universidad”.

“Es un grupo minoritario que está causando estos daños a la universidad. Yo tengo la voluntad para buscar alternativas que ayuden a lidiar la disminución de los sueldos. Hubo acercamientos y se llegó al compromiso de presentar una propuesta que debe ser analizada para determinar la favorabilidad para la universidad”, expuso.

Explicó que, desde el pasado lunes le han negado el ingreso junto a su equipo de trabajo al bloque administrativo, lo que podría poner en riesgo la cancelación de la nómina para los empleados de la universidad.

“Tenemos los recursos para pagar la nómina pero no hemos podido adelantar los trámites pertinentes ante la medida de vigilancia del Ministerio de Educación. Los pagos se están realizando con normalidad pero ante esta contingencia no es no queramos cumplir, es que no nos han dejado cumplir con el proceso que tiene sus complejidades”, agregó Mejía.

La rectora también indicó que el cierre de la puerta principal de la Universidad Autónoma del Caribe es “completamente adverso” debido a que se encuentran en el periodo final de matrículas: “Había un comportamiento favorable en las matrículas, porque la academia ha estado intacta y los profesores han mostrado su compromiso con su trabajo”.

Mejía, expuso que los procesos disciplinarios “no son un tema negociable”, puesto que fueron abiertos tras el cierre con candados y cadenas que se presentó en el bloque administrativo en noviembre del año anterior.

“Se presentó la denuncia penal y se iniciaron los procesos disciplinarios. Se les están dando todas las garantías para la defensa y es algo que no es negociable mientras yo sea la rectora”, agregó.

Por último, la rectora Mejía hizo un llamado a los vigilantes y el sindicato para que se habilite el ingreso por la puerta principal y así evitar el uso de la fuerza pública.

Fuente: El Heraldo

Compartir en redes