CMES: Pensar diferente y dar nuevas respuestas: Carlos Hernando Forero – abril/22

Carlos Hernando Forero Robayo, exdirector Ejecutivo de ASCUN, aborda cuáles los temas “no comunes” de la Conferencia Mundial de Educación Superior CMES que deben ser abordados en la próxima Conferencia Mundial de Educación Superior, en Barcelona.

Los futuros de la educación superior será una apuesta de la III Conferencia Mundial de Educación Superior, convocada por la UNESCO, el próximo mes en Barcelona. En este examen existen unos nuevos escenarios que nos obligan a pensar los 10 temas que se proponen, de manera diferente, dado que sobre ellos ha existido un ejercicio casi permanente de mirarlos de manera ortodoxa. Gobiernos y sistemas de educación superior, ciencia, tecnología e innovación, pueden llegar a fórmulas distintas y efectivas si aprovechan esta oportunidad para pensar en grande, en un marco de nuevos escenarios que requieren mucha innovación para encontrar nuevas respuestas disruptivas sobre los temas y la interrelación entre ellos.

Es muy posible que falten temas, pero lo más importante es verlos en su integralidad, con visión estratégica de largo plazo, que no pretendan homogenizar y en escenarios como los siguientes:

El COVID 19, puso de presente nuevos usos de la tecnología y la necesidad de pedagogías que den respuesta a las expectativas de los estudiantes en medio de incertidumbres y en la conformación de proyectos de vida de cada uno de ellos, para un mundo laboral distinto, con menos empleo, pero con más trabajo. Con un profundo sentido autocrítico, muchas IES lograron una gestión del conocimiento y derivaron aprendizajes para cumplir sus tareas misionales de manera diferente para un futuro que ya está entre nosotros. Hubo una valoración de la autoestima institucional, se aprendió a gestionar estados de ánimo y se mostró una capacidad de respuesta en tiempos cortos. El riesgo es creer que vamos a regresar a una nueva normalidad donde no es necesario trabajar con esquemas innovadores y disruptivos y seguir haciendo más de lo mismo.

Los objetivos del desarrollo sostenible, ODS, y la agenda 2030, ponen de presente unos desafíos enormes, si realmente queremos avanzar en materia ambiental, social, económica y cultural. Este pacto político implica un trabajo articulado de muchos actores, no basta el solo esfuerzo gubernamental. Desde luego la academia debe ejercer un papel crucial para el logro de esos 17 objetivos y no podrá aprovechar todo su potencial sino impulsa transformaciones institucionales en sus funciones sustantivas de formación, investigación, extensión y de su propia gestión en el marco de buenos gobiernos. Este es un camino que apenas comienza a recorrerse por parte de las IES y muchas veces se ha reducido a colocar un número entre 1 y 17 al frente de acciones, programas y proyectos, en los tradicionales planes de desarrollo. Mientras los ODS no se inserten en el corazón del direccionamiento estratégico de las IES, su aporte social será muy marginal.

Un tercer escenario que irrumpe con sorpresa y que va a tener incidencia en la educación superior es el lamentable hecho de la invasión de Rusia a Ucrania. Seguramente con más tiempo se podrá abordar en detalle está acción irracional que tiene que ver con la PAZ, valorada especialmente en países como Colombia.

Un cuarto escenario, muy poco referido en los análisis y examen de los temas de la CMES22, es lo atinente a la relación: ser humano, naturaleza y cultura tecnológica; que ha dado origen a conceptos como transhumanismo y posthumanismo, que afectarán todos los espacios de la vida y su futuro. Este escenario y sus efectos sobre la educación superior, lo viene debatiendo el Proyecto FECUN, Transforming higher education for global sustainability, 2021, promovido por la UNESCO. En Colombia, particularmente el intelectual Hernando Bernal Alarcón se viene ocupando de este trascendental asunto, para ayudarnos en su comprensión y su incidencia contundente en los futuros, particularmente los que vienen después del año 2030.

En el proyecto se refiere a la teoría del Antropoceno, como visión de la profunda interacción y del deterioro que la humanidad ha causado sobre el planeta tierra, y también a las teorías del transhumanismo y el posthumanismo que visualizan la existencia de una post-humanidad. Entendiendo el transhumanismo como los avances de la Inteligencia Artificial y de la Robótica para la potencialización de la humanidad, el alargamiento de la vida y la regeneración y control del medio ambiente y la ecología (Enhancement). Y el posthumanismo hacia la creación de un ser más – allá de lo humano (ciborg) que conforma un nuevo género pensante más – allá – de lo humano.

Seguramente tendremos que incorporar otros escenarios deslumbrantes, como los relacionados con la “realidad extendida” y el metaverso, que afectan los temas de la CMES y que de su buena comprensión conducirán a procesos transformativos de la educación superior, con grandes contribuciones para la transformación profunda de nuestras sociedades, en el marco de una nueva generación de políticas públicas que nos acerquen más a la sociedad y se articulen con las buenas políticas institucionales en el ejercicio de la autonomía universitaria.

En varios de los eventos preparatorios de la CMES, organizados por el IESALC, se han hecho formulaciones como las siguientes. Cómo el sector de la educación superior en toda la región puede desarrollar estrategias para: Construir capacidades. Adaptarse a la digitalización. Aumentar el impacto estratégico. Mejorar la apreciación pública del papel de las universidades en el progreso de la sociedad.

Aprovechemos la oportunidad de la CMES 22 para, de manera colectiva, establecer una nueva ruta del bien público social, que constituye la educación superior, en medio de un gran deterioro de los aspectos, económicos, sociales, ambientales, educativos y políticos que nos ha dejado la pandemia en nuestros países. El tema de fondo propuesto por la UNESCO va más allá de la sostenibilidad ecológica establecida por la ONU en el Informe Bruntland, para definir el papel de la Universidad en el mundo, en lo relacionado con la SOSTENIBLIDAD de la humanidad y del mundo actual.

 

 132 

Compartir en redes