El Observatorio de la Universidad Colombiana




Cuestionamiento al actuar de Minciencias: Orlando Acosta – febrero/20

Para el profesor de la U. Nacional, Ph. D. en Virología Molecular, Orlando Acosta Posada (investigador emérito y docente del Departamento de Ciencias Fisiológicas de la Facultad de Medicina) en el caso de la ministra de Ciencias, Mabel Torres, ninguna comunidad ancestral y milenaria conoce más sobre cáncer que la medicina moderna, por lo que ésta hoy funcionaria podría haber violado el Código de Núremberg y la Declaración de Helsinki sobre principios éticos para las investigaciones médicas en seres humanos.

Este es su análisis en UN Periódico de la Universidad Nacional de Colombia.

El nombramiento de la doctora Torres fue celebrado por muchos colombianos por provenir de una familia humilde de Bahía Solano, Chocó, de una región tradicionalmente olvidada sumida en la corrupción y la violencia, y al mismo tiempo por descender del Olimpo de la Misión de Sabios. Pero la decepción apareció tras sus primeras declaraciones públicas: unos salieron a la defensa y otros condenaron a la crítica como la más infame hoguera inquisitorial de la ciencia moderna contra la sabiduría ancestral y milenaria.

Esta es una aproximación al asunto desde el punto de vista científico y ético antes que desde el ángulo político o étnico, un punto para balancear el valor del conocimiento ancestral y moderno en el ámbito de la ética en investigación médica.

¿Qué es el Ganoderma estudiado y utilizado por la ministra?

Ganoderma lucidum (lingzhi en China, reishi en Japón) es un hongo conocido como “hongo divino”, “de la inmortalidad” o “de la potencia espiritual”. Sus propiedades medicinales mágicas se asocian con tonificación, aumento de energía vital y fortalecimiento de la función cardíaca. Se ha utilizado para perpetuar la juventud, la vitalidad, la longevidad y la buena salud.

En China se usa para restaurar la energía vital, agilizar la mente, aliviar tos, asma, mareos, insomnio, palpitaciones, dificultad para respirar, enfermedades hepáticas y renales, hipertensión, artritis, migraña, bronquitis, diabetes, cáncer e infecciones virales con VIH (asociado con el sida) y herpes, y es posible que ya se esté utilizando contra el coronavirus. La medicina moderna ha mostrado que tiene algunas propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y estimulantes del sistema inmunológico.

En 2019 un metaanálisis sobre estudios de Ganoderma en pacientes con cáncer concluyó que éste podría incrementar la sobrevivencia de algunos pacientes después del tratamiento, con probabilidad de beneficios clínicos y de calidad de vida en pacientes inmunológicamente deprimidos por la quimioterapia o la radioterapia. Se infirió además que se necesitaban estudios con más pacientes y en diversos tipos de cáncer en diferentes etapas para evaluar el supuesto efecto anticáncer de este hongo.

Los productos naturales tienen muchas moléculas sintetizadas por células de plantas, animales y microorganismos, que han sido fundamentales para el descubrimiento de nuevas drogas (fármacos) que interaccionan con moléculas de las células del organismo humano y tienen efectos farmacológicos. Entre 1942 y 2002, el 54 % de los fármacos aprobados contra el cáncer se derivó de productos naturales; y entre 1981 y 2002 el 64 % de los fármacos para hipertensión. Así mismo, 13 de los 69 fármacos aprobados entre 2005 y 2007 se originaron de productos naturales.

Medicina tradicional

La medicina tradicional (MT) –conocida como ancestral, alternativa y complementaria– es la forma más antigua de cuidado de la salud en el mundo, y se usa para prevenir y tratar enfermedades físicas y mentales. Sus medicamentos son derivados de productos naturales en “ensayos clínicos” desde tiempos antiguos y sin protocolos éticos que hayan amparado la dignidad humana de los enfermos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) les ha solicitado a los Estados miembros la urgente regulación de la práctica de la MT, la preparación, la selección de yerbas y la dosis para mejorar su eficacia y reducir su toxicidad. Además realizó un estudio en el cual encontró que el 80 % de 122 compuestos de fármacos modernos estaba relacionado con efectos farmacéuticos encontrados en la medicina folclórica. Así, la MT es muy valiosa para ser desestimada por la industria farmacéutica, y se demuestra que la confluencia de saberes es positiva.

Se mueren más rápido los que utilizan la MT

Algunas medicinas basadas en yerbas contienen sustancias peligrosas que podrían explicar las muertes de “turistas de la salud”, debido a que ciertas preparaciones han sido adulteradas con drogas aprobadas o prohibidas. Muchas de ellas pueden causar falla renal y daño hepático por su contenido tóxico o por sus reacciones con algunas drogas.

Un estudio de la Escuela de Medicina de Yale mostró que los tratamientos alternativos no comprobados, como tabletas homeopáticas incorrectamente diluidas, inyecciones de células madre para ceguera, suplementos contaminados o píldoras de placenta infectadas, son muy riesgosos.

Los pacientes con cáncer que omitieron o demoraron sus tratamientos convencionales para utilizar aquellos alternativos, incrementaron su riesgo de morir en 5,7 veces. Quienes emplean yerbas para tratar el cáncer tienden a morir más temprano que quienes utilizan cirugía, terapia de hormonas, quimioterapia o radioterapia. Sin embargo la medicina moderna reconoce que varios tratamientos complementarios como masajes, relajación, meditación, aromaterapia, acupuntura, música o yoga contribuyen a hacer más llevaderos los efectos adversos de los tratamientos convencionales.

En 2017 la medicina moderna produjo nuevo conocimiento sobre cáncer, representado en publicaciones, las cuales fueron del orden de 4.605 en Estados Unidos, 4.767 en China, 2.400 en Japón, 910 en Alemania y 872 en Reino Unido. Solo el Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos invirtió 5,8 billones de dólares en investigación en 2017.

¿La ministra recetó o investigó?

La doctora Torres dijo en entrevista: “hicimos unos ensayos, de hecho de elaborar una bebida líquida funcional con Ganoderma y otros extractos de frutas del Pacífico. Y esta bebida pues la tomaron algunos pacientes y tuvimos casos positivos de resolución”. Esto específicamente fue con pacientes con cáncer de cérvix, seno y cerebro.

Sin embargo, se advierte que la ministra pudo haber recetado –usualmente lo hacen médicos, yerbateros, curanderos, hechiceros, brujos o chamanes–, pero no se excluye que haya estado investigando. Excepto que sean médicos, los científicos, incluyendo los de las ciencias básicas médicas, no recetan por razones profesionales, éticas y científicas, y en su hoja de vida la ministra no acredita ser médica.

Para recetar o decidir una intervención, los médicos deben primero diagnosticar. En el caso del cáncer, además de analizar los síntomas y los signos, los médicos solicitan un estudio de biopsias que los patólogos examinan, además de imágenes diagnósticas realizadas por radiólogos y algunos exámenes específicos de laboratorio clínico. Esto permite caracterizar el tumor maligno en términos celulares y moleculares y decidir su tratamiento convencional más apropiado.

Así, la ministra Torres tendría que informarle a la comunidad médica y científica, y a la sociedad en general, cómo decidió que el sorbete de Ganoderma y frutas, de composición química indeterminada, era lo más indicado para tratar los cánceres mencionados en el audiovisual.

Pero si lo narrado por la ministra correspondió a una investigación, le era imperativo cumplir estrictamente con los protocolos consignados en el Código de Núremberg y en la Declaración de Helsinki sobre principios éticos para las investigaciones médicas en seres humanos y que fue adoptada por la Asociación Médica Mundial para asegurar el respeto a la dignidad humana de los sujetos de investigación, y prevenir que no se repitieran los actos antiéticos de los nazis en investigación con humanos.

La siguiente es una muestra de los requerimientos éticos sobre los cuales la ministra tendría que dar evidencia de haberlos cumplido:

  1. Un proyecto/protocolo de investigación aprobado por un comité de ética y consentimiento informado de parte de los pacientes.
  2. Publicación en revista indexada de los resultados de experimentación previa en animales con la misma bebida químicamente identificada.
  3. Evidencia de conocimiento académico y científico sobre los detalles clínicos, celulares y moleculares de los tumores que menciona haber intervenido, y de las historias clínicas (privativas del médico).
  4. Evidencias de alta calificación científica para ejercer cuidado de los pacientes a través de todas las etapas de la investigación y en instalaciones apropiadas.
  5. Dado que no es médica, dar evidencias del médico que –igualmente autorizado por un comité de ética– estuvo implicado en la experimentación con los pacientes para proteger su vida, dignidad, integridad, derecho a la autodeterminación, privacidad y confidencialidad de la información personal.
  6. Evidencias documentales de minimización y monitoreo continuo de riesgos, y de no haber abandonado mejores opciones de tratamiento.

La Declaración impone que toda investigación con humanos debe ser registrada en una base de datos públicamente accesible antes del reclutamiento del primer sujeto, y los resultados deben ser formalmente publicados en una revista arbitrada por pares académicos, indicando la filiación institucional y eventuales conflictos de interés. Tendría que declarar si la investigación hizo parte de eventuales obligaciones legales y constitucionales. Los actos insurreccionales o de sublevación frente al deber de publicar los resultados de la investigación médica con humanos son ética y científicamente inaceptables.

Si ciertamente, como lo señalan algunos, el nombramiento de la doctora Torres quiso distinguir el conocimiento ancestral en medicina, lo más sincero, en tal sentido, era nombrar a un auténtico representante de tal conocimiento, como puede ser, por ejemplo, un respetable compatriota de alguna comunidad amazónica, dado que para ser ministro solo se requiere ser ciudadano colombiano mayor de 25 años.

Compartir en redes