Estudio dice que investigación se da en Universidades y enseñanza y empleo en Inst. Univ.

Junio 18/20 En búsqueda de identificar criterios de eficiencia de las IES, investigadores de Uniandes retoman algunos criterios del polémico MIDE y comparan 157 IES.

Con datos de 2.016, los investigadores de la Universidad de Los Andes Lina P. Navas, Felipe Montes (exdirector de Calidad del Viceministerio de Educación Superior), Sepideh Abolghasem, Ricardo J. Salas, Mehdi Toloo y Roberto Zarama (qepd), han publicado el artículo Evaluación de instituciones de educación superior colombianas”, en el último número (71, de septiembre de 2020), de la Revista Socio-economic planning sciences.

Los investigadores intentan acercarse a un modelo para evaluar la eficiencia de las IES teniendo en cuenta los diferentes objetivos del sistema educativo colombiano, y para ello usaron la metodología DEA (Analisis Envolvente de Datos), con la cual tomaron información de 157 de las 289 IES (a 2.016), correspondientes a universidades e instituciones universitarias. No analizaron las instituciones técnicas ni tecnológicas, por falta de datos.

Para tratar de acercarse al concepto de eficiencia (considerado por estos como un factor determinante para los procedimientos de asignación de recursos, tal y como inicialmente se pretendió con el cuestionado y enterrado Modelo de Indicadores de Desempeño de la Educación Superior -MIDE), abordaron las variables de éxito de los alumnos en el mercado laboral -empleabilidad-, calidad académica medida por pruebas estandarizadas (Saber), tasa de graduación y la producción de investigación, tanto en universidades como en instituciones universitarias.

De esta forma, se agrupó a las IES (no se presenta el listado detallado) en Grandes Universidades, IES de Oferta tradicional y Tamaño mediano, IES de Oferta Virtual a Distancia, IES pequeñas e IES especializadas.

Según los autores “la diferencia entre las universidades y las instituciones universitarias es que las universidades deben desarrollar investigaciones científicas o tecnológicas, mantener la diversidad en las áreas de conocimiento, producir y transmitir conocimiento y cultura a la sociedad, así como ofrecer maestrías y doctorados. Por otro lado, las instituciones universitarias están orientadas a la enseñanza, por lo general ofrecen títulos en programas técnicos y de licenciatura, incluidos títulos de posgrado de un año comprometidos con el mercado laboral, y no se les permite proporcionar Maestría y Doctorado sin permiso del Consejo Nacional de Educación Superior”.

No se referencia, en el artículo, cuál es la fuente de esta diferenciación que, en la práctica, no funciona así, pues hay un buen número de instituciones universitarias que ofertan más programas y en más áreas de conocimiento que varias universidades, e incluso hay muchas instituciones universitarias que ofertan maestrías y ya hay varias con doctorados.

Posiblemente ello lleva a que, entre otras cosas, se confirme la conclusión del estudio en el sentido de que “la brecha entre universidades e instituciones universitarias no es muy grande”.

Aún así, según los investigadores, mientras que en enseñanza, cualificación profesoral y empleabilidad de los egresados el promedio de eficiencia de las instituciones universitarias es mayor que la de las universidades, estas últimas tienen mejor desempeño en investigación y en resultados Saber.

De esta forma, concluyen, “las universidades especializadas en investigación deberían aumentar el número de profesores con doctorados, mientras que las IES que persiguen objetivos de enseñanza y empleo para exalumnos deberían invertir en profesores con maestría”.

Otra de las conclusiones del informe recoge un sentimiento cada vez más generalizado en el sector, y tiene que ver con que se requieren políticas más amplias para lograr la eficiencia de las instituciones bajo múltiples objetivos, así como el reconocimiento de la diversidad de funciones e instituciones.

Compartir en redes