FUAC: Docentes no suben notas a plataforma para presionar pago salarial

Dic 2/21 Por retrasos en el pago de salarios de hasta un año, docentes de la U. Autónoma de Colombia recurren a no digitar las notas como presión. Rector reconoce deuda y falta de recursos.

Nuevamente la Fundación Universidad Autónoma de Colombia experimenta tensiones internas entre sus docentes y la rectoría de Ricardo Gómez por la difícil situación económica de la Institución.

Ante el retraso y no pago de obligaciones laborales, la Asamblea de Delegados del Sindicato de Profesores SINTRAFUAC decidió “dejar en plena libertad a todas y todos los docentes de la Universidad a que como medida de presión no se realice la digitación total de las notas del segundo semestre 2021, hasta tanto la institución se comprometa realmente con un verdadero plan de pago e inicie a cumplir con la cancelación de las deudas laborales”.

Y eso llevó a que profesores de los programas como  Estudios Literarios, Filosofía e Historia de la Facultad de Ciencias Humanas, Diseño Industrial y Diseño Gráfico, optaran por esa medida. El rector Gómez dice que eso es un atentado contra los derechos de los estudiantes, y los docentes dicen que no, y que han informado de las calificaciones a estos, pero que no suben las notas a la plataforma hasta que haya una respuesta institucional.

La protesta se fundamenta en que hay retrasos salariales, que en algunos casos se remontan a 2019, incluidas prestaciones sociales y seguridad social, lo que ha llevado a muchos de estos a vivir de ahorros y préstamos, en una situación que dicen no soportar más. “10 meses sin recibir salario (12, en el caso de los catedráticos) nos ha afectado en lo económico, en lo físico y en lo psicológico, de modo que, en estos momentos, no tenemos ni el mínimo vital para nuestra subsistencia y la de nuestras familias”.

“El incumplimiento de la palabra del señor rector en relación con la situación de la Universidad y con los acuerdos de pago, nos lleva a pensar que su posición es indolente ante nuestra situación y no responde al compromiso que hemos tenido los docentes tanto con nuestros estudiantes como con el proyecto académico autónomo y que se visibilizó en la preparación, asistencia y evaluación de las clases; escritura de documentos para la renovación de registros calificados; asesoría y evaluación de trabajos de grado; actualización de aulas virtuales para las modalidades virtuales de los programas; docencia en cursos de opción de grado; elaboración de informes de investigación; asistencia a reuniones virtuales, entre otras actividades”.

La respuesta de la Rectoría

A través de un comunicado, el rector Ricardo Gómez, reconoció la deuda, aunque aclaró que “el no pago NO es por falta de voluntad, es, simple y complejamente, por tener las arcas vacías, fruto de las deudas salariales de 2019 y el déficit que la institución generó durante los últimos 11 años, de más de 40 mil millones”.

Afirma que sigue buscando opciones de financiación, que parecen aún muy complicadas, aunque se comprometió a que entre este diciembre y febrero próximo la Universidad se pondrá al día con los salarios de 2021.

Recordó que la universidad sigue abierta académicamente y que la “medida de presión” del Sindicato “aumenta el riesgo económico de la universidad porque disminuye la posibilidad de facturar y recibir ingresos para ponerse al día con los trabajadores tanto docentes como administrativos pues genera, ante los estudiantes, sensaciones que no son ciertas, las peores señales para el próximo semestre académico”.

 986 

Compartir en redes