El Observatorio de la Universidad Colombiana




Hay que renovar el liderazgo de Mineducación: Mario F. Hurtado – mayo/21

Para el analista del diario El Nuevo Siglo, no hay sentido entre los anuncios del actual gobierno y las protestas universitarias. Critica al Ministerio y sus viceministros y pide un cambio.

El Ministerio de Educación comenzó está administración con dos anuncios importantes. El primero de ellos fue Generación E, programa que eliminó ser Pilo Paga y que se justificaba en ser un proyecto realmente incluyente porque además de fortalecer a las universidades públicas, tendría acciones por el mejoramiento de las infraestructuras de las universidades y mantendría el reconocimiento a los mejores. El programa fue felicitado por los críticos a ser Pilo Paga, entre ellos muchos que se proclaman como expertos de educación y educadores de formación.

Además, se dijo que se llegaban acuerdos con gremios sindicales con la afirmación que era la época con mayores recursos para la educación. Pero tres años después, Colombia vive la peor crisis del sistema educativo en su historia. Un problema que comenzó con un factor externo y de carácter global, la pandemia de covid -19 que llevó al confinamiento y la pérdida de las clases presenciales. Esto en un país donde miles de estudiantes carecen de internet y de las herramientas tecnológicas para tener la posibilidad de estudiar y aprender.

Adicional a la pandemia, explota la movilización social que tuvo como detonantes las propuestas de la reforma tributaria y la reforma a la salud, y que ha desembocado en el paro nacional que va a completar un mes. Si bien, ambas reformas fueron hundidas, el malestar social es mayor, y las protestas se incrementaron con más demandas sociales.

 Sorprende que los que están en pie de lucha en contra del gobierno y todas sus políticas son los estudiantes universitarios, Fecode y las universidades. Entonces ¿Qué pasó con Generación E? ¿Dónde están los recursos girados al sector? ¿Cómo es posible que, según afirmaciones del gobierno, el sector que más recursos han recibido, educación, sea el principal opositor, crítico y confrontador del gobierno? Algo salió muy mal en la política de la actual ministra de Educación María Victoria Angulo.

No es solo un problema de estilo de gobierno o de ejecución de una política, es un tema de asumir con responsabilidad el liderazgo de un sector que por su importancia debe llegar con sus políticas a todos los rincones del país.

El Ministerio de hoy, con un silencio total sobre los temas críticos, con los viceministros totalmente invisibles y delegando todo en las secretarias de educación no ha logrado ninguno de los avances que tanto se prometieron al inicio del gobierno y tampoco han logrado resolver los temas que tanto criticaron a su llegada. Tal es la situación crítica de la ministra y su equipo, que lo único que anuncian son inauguraciones de colegios, un proyecto que viene de la administración de Santos y que tanto criticaron cuando llegaron al poder.

Tres años después de la administración, encontramos unas universidades públicas con problemas de financiación, ningún avance en los temas de calidad, los docentes siguen reclamando la solución a su sistema de salud, y lo que es más crítico sin ningún avance en los temas de retorno a la presencialidad aspecto que fue descargado en las secretarias de educación. Lo más triste, es que hoy la juventud no encuentra un escenario de esperanza, cosa que se hace evidente en la última encuesta nacional de jóvenes en la que expresan que la educación que recibe es de mala calidad y solo se observa una polarización creciente.

Hoy es necesario pensar en un relevo en el liderazgo del sector, que refresque la discusión, que siente las bases para la transformación que reclaman los jóvenes, para la calidad que se necesita y para que se recupere la dinámica propia de la presencialidad en los colegios y las universidades. Es fundamental que el Ministerio se transforme, se renueve y de espacio para la acción.

Compartir en redes