Inconveniencia de la ley 2142 – Jairo Torres Oviedo – agosto/21

El presidente del SUE y rector de Unicórdoba da sus críticas a la Ley que aprobó que centros e institutos de investigación puedan dar títulos de maestría y doctorado.

El Congreso promulgó la Ley 2142 desconociendo en su trámite legislativo, las recomendaciones y voces de los rectores de las universidades públicas, que hacen parte del Sistema Universitario Estatal – SUE; al igual que, la Asociación Colombiana de Universidades – Ascun y otras organizaciones pertenecientes a la comunidad académica del país, quienes a través de los programas de maestría y doctorado son interlocutores válidos para construcción de comunidades académicas y científicas a nivel nacional e internacional.

En este sentido, el SUE expresa ante las comunidades en mención, las preocupaciones que genera la promulgación de la Ley 2146 del 10 de agosto 2021: “Por medio del cual, institutos y centros de investigación reconocidos por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, estarán autorizados para obtener registro calificado de programas académicos de maestría y doctorado”.

Después de un análisis juicioso de esta Ley, se consideró la inconveniencia por las siguientes razones:
.
1. Las universidades públicas y privadas tienen dentro de su misionalidad generar procesos de formación, investigación y proyección social. Lo cual se evidencia con los avances en el reconocimiento de grupos de investigación, la producción académica plasmada en revistas científicas de impacto y proyectos de gran envergadura, que aportan a la solución de problemas sociales de cualquier nivel.
.
2. En materia de educación superior, es fundamental la articulación entre docencia e investigación debido a que las universidades tienen programas de maestría y doctorado con trayectoria que, a su vez, se articulan con la docencia, lo que permite una formación integral del investigador. Por lo tanto, no es conveniente que existan centros e institutos, orientados, solo para ofertar programas de maestría y doctorado sin contar con la amplia experiencia en materia de docencia que tienen las universidades.
.
3. Las universidades han realizado un trabajo importante para la acreditación de los programas mencionados; donde se destaca, la acreditación institucional que pone de presente el cumplimiento de los estándares de alta calidad exigidos por el Consejo Nacional de Acreditación – CNA, reconocidos por el Ministerio de Educación Nacional, lo cual no es equivalente con las posibilidades que tendría un centro o instituto para acceder a dichos procesos. Además, existen programas de maestría y doctorado que han avanzado en acreditaciones internacionales y proceso de doble titulación; lo que es posibles, gracias a la trayectoria académica e investigativa de las instituciones a las que pertenecen.
.
Finalmente, consideramos inconveniente esta Ley que permite ofrecer educación posgradual a los centros e institutos de investigación, pues ello fortalece la lógica mercantil impuesta en la educación superior desde hace varias décadas. El fortalecimiento de la capacidad investigativa en Colombia demanda un aumento del PIB, en investigación y desarrollo, a su vez, un robustecimiento de la capacidad de las universidades para ofrecer programas de maestría y doctorado a nivel nacional en condiciones de calidad y equidad para toda la población que demande dicha formación. Este tipo de ley demuestra el desconocimiento de la importancia que tiene la ciencia y la investigación científica; del mismo modo, la desconexión que ejerce el legislativo sobre los grandes temas y problemas de la Nación.

 191 

Compartir en redes