La división y los políticos detrás del movimiento estudiantil

Dic 10/19 Mientras algunos destacan su liderazgo y otros cuestionan su representatividad, el paro nacional ha servido para confirmar las divisiones entre el movimiento estudiantil.

Los presidentes de ACREES, UNEES y FENARES, representan una colectividd política y son activistas, y la duda es si el estudiante promedio del país conoce que detrás de las protestas y eslogans llamativos, muchos de ellos están siendo usados.

El periodista Santiago Angel confirma lo que en el sector especializado se sabe, en un escrito suyo denominado “los egos del comité del paro”.

Según Angel: “Todos los miembros del comité del paro tienen una agenda política. Han pertenecido a partidos políticos de izquierda, o lo hacen en el presente”.

Jennifer Pedraza (ACREES) pertenece a las juventudes del Polo e hizo parte de la campaña de reelección de Manuel Sarmiento al concejo en Bogotá. Alejandro Palacios es del Partido Verde y muy cercano de Angélica Lozano y Claudia López, y también habla por ACREES.

El movimiento estudiantil está roto por dentro. Hay tres grandes movimientos estudiantiles que se encuentran en una guerra de egos entre sí. La UNEES, los más radicales y en donde Gustavo Petro tiene toda la influencia; Acrees, en donde la línea se debate entre el senador Robledo y el Partido Verde; y Fenares, que no tiene un líder político claro. Este último grupo tiene ánimo de frenar las manifestaciones y sentarse a negociar con el gobierno una verdadera y estructural reforma al Icetex: un plan de alivio para 600.000 deudores que tienen serios problemas económicos, que los créditos pasen a tener una tasa del IPC más 3 % y no del IPC más del 10 %, como funciona hoy, que las cuotas sean más proporcionales a los ingresos, y que si los deudores no están trabajando, el cobro se suspenda mientras que encuentran oportunidades laborales.

Esa mesa avanza, pero en el medio se ha interpuesto Acrees y Unees, entre otras razones porque el año pasado Julieth Rincón, la lider de FENARES, le ganó a Jeniffer Pedraza la elección para la representación de los estudiantes ante el Consejo de Educación Superior Universitario CESU, el organismo más importante del sector. Esta es la incoherencia del paro. 

En pocos meses estos jóvenes saltaron del reconocimiento dentro de sus IES al nacional, gracias a las redes sociales y a los micrófonos de los grandes medios, y hoy se preguntan muchos si su aguerrido, aprendido y argumentado discurso refleja una representatividad real del movimiento estudiantil, y si estos tienen la autoridad necesaria para hablar a nombre de una parte del país en el Comité del Paro y la Mesa Nacional de Conversación.

Estas no son divisiones nuevas, y los mismos intereses políticos y afán de protagonismo o de no dejar brillar a otro fue lo que, entre otros, llevó a la lenta disolución de la Mesa Ampliada Nacional Estudiantil y su programa de reforma a la Ley 30 de 1992. Son muy diversos los movimientos que han surgido, y con variadas siglas, pero actualmente todo el panorama se centra en estos tres.