La reacción institucional – afectiva de Urepublicana tras la denuncia de un docente

Nov 30/21 A raíz de las situaciones laborales denunciadas por El Observatorio, Urepublicana no responde a las posibles irregularidades laborales, pero sí expresa su “desazón institucional” por el hecho.

En una comunicación remitida a este medio, y suscrita por el Vicerrector, Gerardino Vivas Hernández (foto), relacionada con las denuncias en torno de la situación del ahora exdocente Anderson Rojas, la IES señala que no se valoró el que dio trabajo por varios años al profesor.

Esto luego que El Observatorio publicara cómo, mientras que en los últimos 8 años el salario mínimo aumentó en un 54 %, a un docente de la Corp. Univ. Republicana le subieron el mismo solo en 2,6%.

La reacción de Urepublicana

Para la Corporación Universitaria Republicana resulta penoso dirigirse a la comunidad académica y a diferentes actores para tratar el tema que a continuación se expone:

En los últimos días numerosos destinatarios han visto en redes sociales o han recibido varias vergonzosas comunicaciones del señor Anderson Rojas, que buscan desacreditar a la Corporación Universitaria Republicana. Después de muchos años de trabajar en la Corporación, el señor Anderson Rojas decidió renunciar a su empleo. Ello sucedió luego de la recepción de quejas y reclamos en su contra por parte de estudiantes de la Institución, ante lo cual procedió de la manera que ha sido descrita.

En modo alguno vale la pena referirse a las aseveraciones del señor Anderson Rojas. Si lo que denuncia fuera cierto no debió aceptar vincularse a la Corporación o, en el peor de los casos, tenía la opción de renunciar y proceder a entablar de inmediato las quejas y denuncias que considerara pertinentes ante las correspondientes autoridades. En vez de eso, el señor Anderson Rojas trabajó durante poco más de ocho años con la Corporación, en los cuales la Institución cumplió con todas sus obligaciones laborales, además de lo cual procuró apoyar al señor Anderson Rojas para que pudiera realizar su carrera de manera exitosa, recibiendo ahora de su parte acusaciones llenas de violencia verbal e insidia, incitando al odio en redes sociales.

No sabemos si el señor Anderson Rojas actúa motivado por el resentimiento. Desde luego, esto lo entiende cualquier ser humano que de buena fe provee de trabajo a otra persona: para la Corporación Republicana es muy penoso constatar que alguien como Anderson Rojas, en caso de emerger alguna diferencia, prefiere demostrar tan poca nobleza y lealtad, acudiendo a las vías de hecho en lugar de actuar en derecho. De haber sabido que un exempleado, al momento de retirarse de la Institución, nos trataría de esta forma, lo que nunca imaginamos, sólo por haberle hecho el daño de contratarlo por varios años, jamás le habríamos dado empleo. No obstante, le dimos la oportunidad. Es evidente que nos equivocamos, la manera como destila odio, la forma obsesiva como escribe a diestra y siniestra tratando de hacer el mayor daño posible demuestran nuestro eror. Por ello, les pedimos disculpas a todos los destinatarios de sus bochornosas comunicaciones.

No es la primera vez que el Ministerio de Educación Nacional o el Consejo Nacional de Acreditación, a pocos días de una visita académica, reciben comunicaciones insidiosas de personas de esta clase. Con todo, nos disculpamos.

El comentario del docente

Rojas ha señalado que él renunció por voluntad propia y que no hubo ningún proceso disciplinario. Actualmente realiza algunas clases, sin cobro alguno, en conjunto con otros docentes, a más de mil estudiantes que libremente y sin compromiso desean ampliar el conocimiento, y los comentarios en redes sociales son positivos.

Renunció, esencialmente, por la cuestionada forma como no se le incrementó de manera adecuada el salario en estos años, y califica de “soberbia” la respuesta de la IES.

—-

Más allá de tomar una posición, claramente el sistema de educación superior espera que estas situaciones no se repitan en ninguna de sus IES.

 1,455 

Compartir en redes