Las pérdidas financieras de las universidades privadas en 2.020, por la pandemia

Junio 15/21 Aún se ignora el impacto real del Covid en la matrícula y finanzas de las IES. En las “grandes” los ingresos operacionales cayeron entre el 5 y 10 %.

Eso es lo que muestran los resultados financieros de 2.020 analizados por El Observatorio de la Universidad Colombiana, correspondientes a un buen número de universidades privadas de renombre, que han permitido acceder a sus estados financieros, dado que no todas lo hacen y a que el Ministerio de Educación tampoco parece evaluarlo ni publica información al respecto.

Los números confirman que hubo una importante reducción en los ingresos operacionales de las IES privadas, justificados por las propias IES en la caída de matrícula y venta de servicios académicos como resultado de la pandemia.

En la gran mayoría de IES privadas colombianas los ingresos están soportados, en más del 90 %, en matrículas de estudiantes de pregrado y posgrado, así como una pequeña parte en ingresos por eventos, librerías, parqueadores, venta de servicios y varios, y los números muestran que estos se redujeron, con respecto a 2.019, en ese rango, promedio, del 5 al 10 %.

Aunque la pandemia llevó a las IES a realizar inversiones no programadas (protocolos de bioseguridad, equipos de cómputo para estudiantes y personal docente y administrativo, conectividad para los mismos…), el impacto financiero se amortizó en parte porque la ausencia de estudiantes permitió recortar gastos como los de servicio públicos, alquileres, transportes, servicios de bienestar, tiquetes y viáticos de viaje, desplazamientos internacionales, papelería, capacitaciones… Igualmente, en algunas se congelaron o renegociaron salarios y se rediseñó la planta docente recargando las horas de clase a profesores de planta y sacrificando muchos de cátedra.

El aumento gradual de estudiantes en los últimos años (hasta 2.018, cuando empezó la desaceleración del sector), las gestiones financieras y el pequeño porcentaje adicional al IPC que, anualmente, acostumbran a subir la mayoría de IES privadas en la matrícula, les permitió a muchas de estas universidades privadas llegar a la pandemia con un colchón financiero de seguridad, con el que han podido aguantar la reducción de estudiantes. Muchas decidieron disminuir sus pasivos, pagando deudas, para aumentar su patrimonio y reducir intereses financieros.

No obstante, así como las cifras de reducción o deserción de estudiantes, en las privadas, aún son un misterio, y se han escuchado versiones que varían entre el 10 % y el 40 %, la incertidumbre sectorial mantiene pues la no presencialidad de 2.020 se ha extendido a 2.021 y las IES han optado por “esconderse” cada una a lidiar la situación, pero como sector no se ha actuado par buscar posibles soluciones a los impactos que, tarde o temprano, se verán con mayor preocupación, especialmente en un buen número de IES (pueden ser varias decenas) que al comienzo de la pandemia ya registraban serias limitaciones presupuestales y que de forma muy ajustada lograban sobrevivir sólo con los ingresos de matrícula en programas presenciales.

 

 2 

Compartir en redes