El Observatorio de la Universidad Colombiana




Lo que le espera a Perú en ed. sup. si eligen a Fujimori o a Castillo

Junio 1/21 Perú elegirá presidente entre el indígena Pedro Castillo (afín a la izquierda chavista) y Keiko Fujimori (hija del expresidente Alberto Fujimori, identificado con la derecha). Esto proponen en ed. superior.

Por afinidad regional, problemática e indicadores de desarrollo, la educación superior peruana tiene elementos afines a la colombiana. Los retos de calidad y cobertura han entrado en el debate electoral que, coincidencialmente, también tienen elementos similares a los de nuestro país: La confrontación ideológica entre izquierda y derecha.

La nación limítrofe con Colombia aprobó esta semana, en su Congreso de la República, una nueva Ley de Organización y Funciones del Ministerio de Educación Nacional, con un Viceministerio para la Educación Superior. Dicho país tiene, de tiempo atrás, con un impacto significativo para los colombianos, una Superintendencia de Educación Superior (SUNEDU), pues ha ordenado, tras evaluaciones institucionales, el cierre de varias IES.

Castillo y el acceso gratuito y libre a la Universidad

El indígena Pedro Castillo es el candidato de Perú Libre, y ha sido identificado como de la izquierda conservadora, aunque muchos consideran que está aliado con las visiones extremas de izquierda que se dan en otros países de América Latina. Pertenece al Sindicato Único de Trabajadores de la Educación del Perú (Sutep), con el que lideró una huelga en 2017. También le relacionan con el Movimiento por la Amnistía y los Derechos Fundamentales (Movadef), brazo político del extinto grupo terrorista Sendero Luminoso.

Castillo, maestro y sindicalista, ha estado en campaña portando un lápiz (como lo hiciera en su época en Colombia el exrector de la Nacional, Antanas Mockus, y luego por parte de Sergio Fajardo), tiene más fuerza en los sectores populares, campesinos y de ciudades pequeñas.

Sus propuestas, para algunos, son populistas. Su objetivo es lograr un Perú libre de analfabetismo, con mayores sueldos para docentes. Ha dicho que de llegar al Gobierno, los jóvenes que terminen la educación secundaria tendrán “ingreso libre” a las universidades en todas las regiones, porque la educación debe ser un derecho constitucional.

Así, espera duplicar el número de estudiantes universitarios, con la misma infraestructura en horas nocturnas y ampliando gastos corrientes para el personal docente.

Plantea la construcción y funcionamiento de una Universidad Estatal de Educación en cada región del país.

También promete mejorar el presupuesto para la ciencia; aumentar la inversión en educación del 3,5% al 10 % del Producto Interior Bruto (PIB).

Keiko y su apuesta por mejorar la calidad y la virtualidad

La candidata de Fuerza Popular, partido identificado de derecha, creado por la propia Fujimori, desde 2.010, y con el que ha intentado, en dos ocasiones anteriores, llegar a la Presidencia, ha sido muy crítica con la calidad de la educación virtual, por lo que orienta algunas de sus propuestas a su consolidación. Para ello, pide implementar una plataforma LMS, en coordinación con los gobiernos regionales, que permita la conectividad y el acceso.

Igualmente, ha hablado de elaborar una política de Educación a distancia transversal a todos los niveles educativos, así como de facilitar el acceso a una Canasta Tecnológica (Tablet o laptop, smartphone con acceso a internet de banda ancha). Habla de generar un marco normativo que permita la culminación de los estudios de los alumnos de las universidades e institutos con licenciamiento denegado.

En sus propuestas, habla de la necesidad de fomentar la oferta educativa pertinente y de calidad con énfasis en la educación superior tecnológica y técnico-productiva.

También ha planteado revisar la Ley de reorganización del Sistema Nacional de Aseguramiento de la Calidad Educativa (Sineace) para las instituciones de educación superior.

Su apuesta en cobertura se daría ampliando el programa Beca 18 (una especia de Ser Pilo Paga), con nuevos recursos, enfocados en las zonas vulnerables.

Finalmente, quiere garantizar la educación pública y privada, además de apostar por la construcción de 3.000 escuelas y subir el PIB en educación al 6 %.

Según analistas peruanos, de darse, el triunfo de Fujimori sería vista como una victoria del centralismo limeño, del establecimiento y la clase política tradicional.

Compartir en redes