El Observatorio de la Universidad Colombiana




Explicaciones (diferente a la pandemia) a la caída en las matrículas

Agosto 6/20 Por estos días las IES intentan, afanosamente, cumplir cuotas de matrícula del nuevo semestre. Es temprano para tener cifras de deserción, pero ésta ya venía anunciándose por diferentes factores.

El informe de resultados 2019 de la acreditada Universidad Autónoma de Occidente, en Cali, hace un interesante análisis de los factores que están incidiendo (antes de la pandemia) en la reducción de la demanda de las IES privadas de esa ciudad, pero que perfectamente aplica a todo el sistema de educación superior.

A continuación se presentan los apartados más significativos de este informe, para entender los porqués de la caída en las matrículas:

Según el Ministerio de Educación Nacional, el subsector de la Educación de Mercado -que corresponde a la educación privada- se ha estancado. Su tasa de crecimiento solo subió 0.5 puntos porcentuales entre el 2018 y el 2019. A diferencia de la Educación de No Mercado, que corresponde a la educación pública, la cual ha presentado una fuerte tasa de crecimiento desde el año 2018, pasando de 4.6% a 7%.

Otro factor que afecta la educación superior, es el desempleo. De acuerdo con el Departamento Administrativo Nacional de Estadística – DANE, en Colombia el desempleo subió al 10,5% en 2019, 0.8 p.p. más frente al 9,7% de 2018. El organismo detalló que la cifra de población desocupada en 2019 ascendió a 2,6 millones de personas, un 8,7 % más (209.000 personas) respecto al año anterior.

Esto, sumado a los bajos salarios de los egresados, desincentiva a los jóvenes de acceder a educación superior. Cada vez son más los colombianos que consideran que la educación superior no los va a ayudar a tener un mejor nivel de vida. Los retornos a su inversión en educación son bajos y, en ocasiones, no les garantizan ingresos suficientes para pagar sus créditos educativos, y mejorar su estilo de vida.

También es importante tener en cuenta los cambios demográficos, especialmente de los grupos poblacionales entre los 15 y 24 años de edad, puesto que estos constituyen el potencial de jóvenes que podrían acceder a educación superior. Según las proyecciones de población DANE, los grupos de 15 a 24 años de edad vienen en descenso, tendencia que continuará durante los próximos cuatro años.

A lo anterior se suma que la población de matriculados en Educación Formal según la encuesta de del DANE 2018, en los últimos nueve años,viene decreciendo. Por ejemplo, en el año 2018 se presentó una variación de -1%, lo cual corresponde a 103.748 alumnos matriculados menos, en todos los niveles estipulados para este censo, con respecto al año 2017.

En relación con la matrícula en educación superior, en el 2018 la matrícula total fue de 2’408.041 estudiantes, lo que significa una disminución del 1,5% con respecto al 2017 (38.000 matriculados menos). Las instituciones privadas fueron las más afectadas por dejar de recibir estudiantes.

En el 2016, 285.833 jóvenes accedieron a la educación privada, mientras que, en 2017, ese número fue de 255.462, es decir, un decrecimiento del 10%.

Además, se deben tener en cuenta los costos de matrícula que han venido en aumento afectando a la mayoría de las personas que quieren acceder a educación superior, puesto que el 61% de los nuevos estudiantes provienen de hogares cuyos ingresos no superan los dos salarios mínimos. Se observa que los costos de estudiar en el exterior en muchas situaciones son iguales o incluso menores a los de estudiar en el país, del 2012 al 2018 más de medio millón de colombianos tomaron la decisión de estudiar en el exterior.

El programa Ser Pilo Paga, que entre el 2015 y el 2018, favoreció a casi 40.000 jóvenes terminó por afectar a las instituciones de educación superior. Estas recibieron un promedio de 10.000 estudiantes al año, sin ningún esquema de cofinanciación, lo cual ‘ocultó’ la realidad de los costos de la
educación superior.

Todo esto ha impactado las finanzas de las universidades. Los excedentes reportados para el año 2018, por parte de algunas de las universidades privadas con sede en Cali, presentan una disminución en promedio de un 50% menos que el año inmediatamente anterior, exceptuando la Universidad San Buenaventura y la Unicatólica que, aunque presentan una recuperación, continúan con pérdidas.

IES Excedentes 2017 Excedentes 2018
U. de San Buenaventura – $ 8.366.699 – $523.353
U. ICESI $ 6.524.505 $ 6.129.245
U. Libre – Cali $ 22.941.000 $ 8.269.000
U. Javeriana – Cali $ 99.725.506 $ 53.266.234
Fund. Univ. Católica Lumen Gentium – $ 2.725.515 – $ 1.036.188
Universidad Autónoma de Occidente $ 15.513.395 $ 8.630.712

.

Compartir en redes