El Observatorio de la Universidad Colombiana




Medición y reconocimiento, ¿de qué o quién?: David Romero – marzo/21

El docente – investigador David Romero Betancur invita a reflexionar sobre de qué forma el reconocimiento al que estamos apuntando fortalece a las instituciones y actores del SNCTeI, así como el desarrollo económico y social además de político y cultural del país.

En días pasados fue lanzada por parte de MinCiencias la “Convocatoria nacional para el reconocimiento y medición de grupos de investigación, desarrollo tecnológico o de innovación y para el reconocimiento de investigadores del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación – SNCTI 2021” con la cual se suman 30 años de experiencias relacionados con procesos de reconocimiento de trayectoria e identificación de capacidades de investigación desde los grupos e investigadores en el país.

Este ejercicio tiene como propósito fundamental la recopilación de información sobre el desempeño de dos de los principales actores del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, personas y grupos de investigación, con el fin de servir como insumo para la formulación de políticas y programas, así como focalizar la destinación de recursos, en últimas un instrumento de política y estrategia para la CTeI, que permitan contribuir al desarrollo económico y social en el país desde la identificación de las capacidades de investigación y desarrollo tecnológico en el país y la generación de estadísticas confiables.

Sin embargo, debido a la interpretación dada por muchos investigadores, instituciones y especialmente tecnócratas de la CTeI, sin querer sonar despectivo con este último grupo y reconociendo que hago parte de él, vale la pena preguntarnos si realmente el modelo de medición de MinCiencias está cumpliendo su misión de identificar la práctica investigativa, los resultados obtenidos en el país así como las capacidades existentes, o se ha vuelto un instrumento orientador de la práctica de los investigadores y la comunidad académica en general, en torno a la generación de productos que respondan a una “adecuada” medición o la obtención de los “mejores” resultados esperados en lugar de realmente responder a la situación y el desarrollo económico, social y hasta ambiental del país.

En los últimos años la generación de productos resultado de investigación desde el contexto universitario nacional se ha visto altamente influenciada por las directrices establecidas en el documento conceptual establecido para la medición de grupos e investigadores, generando un mayor interés en que el producto cumpla con requisitos de existencia y calidad a que realmente respondan a una agenda académica, científica y de desarrollo tecnológico del país.

La orientación dada a muchos docentes, al igual que la expectativa de buena parte de los proyectos de investigación ejecutados en los últimos años, corresponde a tecnicismos propios de las características formales de un producto final alineado con las condiciones propias de su reconocimiento, dejando a un lado la orientación natural de la actividad investigativa y su fin como instrumento clave para develar un futuro diferente desde la base del nuevo conocimiento así como la apropiación del mismo.

Podemos decir que aún queda la tranquilidad de que este no es un comportamiento que represente como regla general la situación de las IES del país, pero sí como situación propia de gran parte de estas y de muchos otros actores clave del Sistema Nacional de CTeI, por lo cual vale la pena tener siempre en mente que instrumentos como la convocatoria de medición y reconocimiento de grupos e investigadores, corresponden a un elemento conexo a la práctica científica, mas no a una finalidad propia de ésta, la medición debe ser instrumento clave de la mejora continua y propiciar una mirada crítica y objetiva de los esfuerzos, acciones y resultados que desde la CTeI se generan, pero no sólo para un ideal de política nacional sino desde la práctica propia de los investigadores.

Es por esto por lo que considero prudente preguntarnos como investigadores y gestores de la CTeI realmente ¿qué o quién es lo que estamos midiendo?, y ¿de qué forma el reconocimiento al que estamos apuntando fortalece a las instituciones y actores del SNCTeI, así como el desarrollo económico y social además de político y cultural del país?

—–

David Romero Betancur – Ingeniero Industrial, candidato a magíster en política y gestión de ciencia y tecnología. Docente, Politécnico Internacional; Vigilancia Estratégica OTRI-Bogotá, Universidad Distrital Francisco José de Caldas.

Compartir en redes