Mínima expectativa en la ed. sup. colombiana frente a la CMES (WHEC)

Mayo 12/22 Todo indica que, pese a su importancia, la Conferencia Mundial de Educación Superior (CMES) que se hará en Barcelona, poco incidirá en Colombia.

El evento, tercero desde 1.998, es convocado por la UNESCO (y su filial regional, IESALC) y aspira a congregar voceros de la educación superior de todos los países, y emitir una declaración que, se espera, dé lineamientos para la orientación mundial sobre políticas públicas en la materia en los próximos años.

Aunque Colombia tendrá una delegación oficial (ajustada al número de cupos que la organización le dé) no tendrá una vocería oficial que represente una posición ideológica, técnica y académica en torno de su visión de cómo vive y proyecta la educación superior.

Por la pandemia, la nueva conferencia ofrece la posiblidad de seguirla en línea.

Desde hace meses se conoce de esta Conferencia, y aunque durante varias semanas los organizadores convocaron diversos espacios de paticipación de países y expertos en torno de temas de actual interés para el sector, y algunos académicos colombianos, por su cuenta, remitieron documentos y ensayos (que generalmente, como pasa en estos eventos, terminan archivándose sin que haya espacio para reales análisis), ni Mineducación, ni las asociaciones, ni las propias IES convocaron debates públicos sobre estos temas críticos para el desarrollo del sistema de educación superior. Ninguna de las agendas de estos organismos contempló formalmente un análisis estructural que pudiera generar una posición nacional al respecto.

Y esto no es algo nuevo. Tristemente esa ha sido la dinámica internacional de Colombia, en educación superior, desde muchos años atrás. Es como si creyéramos que ya nos las sabemos todas, que poco o nada nos aportan esos eventos internacionales o, más preocupante aún, como si no tuviéramos buenas prácticas y políticas (que las hay) para compartir con los demás países.

La agenda del evento priorizará problemáticas de otros países y regiones del mundo, no la colombiana.

Tampoco se debatirán asuntos ideológicos de fondo, y de los que generalmente se apropian (por ejemplo en la región) los rectores de las universidades públicas del sur del continente, en su debate sobre la educación como un derecho, su gratuidad, y acceso universal, su expresión frente a toda forma de discriminación y violencia y su servicio o no a los mercados, la empresa y el capital, entre otros aspectos.

La presencia de Colombia

La delegación colombiana -gestionada desde el Ministerio de Educación- va a estar presidida por la ministra María Victoria Angulo, acompañada del vicepresidente de Ascun (Carlos Felipe Londoño Alvarez), el presidente Sue (Jairo Torres Oviedo), el rector de las universidades de Antioquia (John Jairo Arboleda), de la Universidad Simón Bolívar (José Consuegra), el vicerrector académico de la Universidad Javeriana (Luis David Prieto) y la representante estudiantil en el Cesu (Rosa Elena Mosquera Palacios). También estará el ministro de Ciencias, Tito Crissien.

Adicionalmente, bien por invitaciones directas de la organización o de otras asociaciones, estarán, entre otros, el director ejecutivo de ASCUN, Oscar Domínguez; la rectora de la Universidad Nacional de Colombia, Dolly Montoya -por la Udual-; el rector de la UNAD, Jaime Alberto Leal Afanador -por AIESAC-, y el rector de UDCA, Germán Anzola -por Aualcpi; el exdirector ejecutivo de ASCUN, Carlos Hernando Forero, y rectores como el de Caldas, Alejandro Ceballos Márquez y Cooperativa, Maritza Rondón.

Por ahora, a partir de la información oficial de los organizadores, salvo algunas participaciones en páneles o mesas redondas, la única participación oficial de Colombia se dará a través del ministro de Ciencias, Tito Crissien, quien expondrá la conferencia: “La Investigacion mejora la calidad de la docencia”.

Generalmente las recomendaciones y guías de las conferencias mundiales (incluso, pese a que en Cartagena se realizó la II Conferencia Regional de Educación Superior, en 2008), que casi nunca las políticas públicas colombianas las refieren para su fundamentación.

Las conferencias previas

Esta Conferencia, también identificada como WEHC, por sus siglas en inglés (World Higher Education Conference) es la tercera que se realiza.

Precedida por la llamada Primera Conferencia Regional de Educación Superior (CRES), realizada en La Habana -Cuba (clic para ver la declaración de 1996), y dos años despúes, en 1998, se realizó la primera Conferencia Mundial se realizó en París, en 1998, en donde se reflexionó sobre la integración de las funciones sustantivas de las universidades y el compromiso con la equidad, entre otros ámbitos de su obrar.

Clic para acceder a la Declaración Mundial sobre Educación Superior en el siglo XXI: Visión y Acción. París, 1998.

En 2008, como se mencionó, se realizó la Segunda Conferencia Regional de Educación Superior (CRES), en donde se insistió en la necesidad de la educación superioer como un derecho humano y un bien público universal (Clic para acceder a la Declaración de Cartagena), como antesala a la Segunda Conferencia Mundial, también realizada en París, en 2009. Acceder a la declaración sobre “La nueva dinámica de la educación superior y la investigación para el cambio social y el desarrollo. París 2009.

Supuestamente, la Tercera Conferencia Mundial de Educación Superior debió realizarse en 2.019, pero asuntos internos y regionales, y de agenda de UNESCO la fue aplazando, y luego la pandemia no lo permitió. Entonces se decidió convocarla para este 18 a 20 de mayo en Barcelona, España.

Como antecedente, en el caso de América Latina y el Caribe, tuvo la III Conferencia Regional, realizada en Córdoba – Argentina, en 2018, con motivo de los 100 años del Manifiesto de Córdoba. Tal vez, por su referencia histórica, la CRES de 2018 tuvo un fuerte componente político y una fuerte ideologización del rol de la Universidad. Link a la Declaración de Córdoba 2018.

Pero los cambios geopolíticos y económicos de la región y la pandemia, parecieron echar al traste las intenciones de Córdoba, y ahora poco o nada se menciona frente a los retos que analizará Barcelona.

Según la Unesco, la nueva conferencia aspira a presentar una “visión renovada de la educación superior en la próxima década”, y para ello se tratarán, especialmente los siguientes temas: (1) Impacto de COVID-19 en la educación superior; (2) Educación Superior y los Objetivos de Desarrollo Sostenible; (3) Inclusión; (4) Calidad y Relevancia de los Programas; (5) Movilidad Académica; (6) Gobernanza; (7) Financiamiento; (8) Producción de Datos y Conocimiento; (9) Cooperación Internacional y (10) Los Futuros de la Educación Superior.

Clic para acceder a la página oficial de la WHEC2022

 458 

Compartir en redes