“No hay justificación para que universitarios no estén acudiendo a clase”, Minsalud

Agosto 31/21 En encuentro de los ministros de Educación y Salud con rectores universitarios, Fernando Ruiz advirtió que es necesario y prioritario tener presencialidad avanzada o en su totalidad para finales de 2021, en las IES.

En una reunión presencial y virtual, realizada en el auditorio de la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano, los ministros María Victoria Angulo y Fernando Ruiz (de Educación y Salud, respectivamente), dialogaron con el viceministro de Educación Superior, Maximiliano Gómez; el presidente de ASCUN, Luis Fernando Gaviria; el presidente de SUE, Jairo Torres Oviedo; el presidente de ACIET, Hugo Valencia; el presidente de La RedTTU, Omar Lengerke; el rector de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, Carlos Sánchez; y otros 198 rectores de instituciones de educación superior presentes y conectados virtualmente, sobre las posibilidades de que el sector de la educación superior acelere su regreso a la presencialidad, tras los impactos de la pandemia.

Si bien aún falta avanzar en el plan de vacunación, las condiciones permiten invitar a las universidades a que retornen a la presencialidad, sugiere el ministro.

Señaló que en educación superior se estima una población de 800 mil personas. “Más de 69 mil personas de esta población de educación superior han sido vacunadas, pero solo corresponde al 53 % del total de priorizados, es decir, todavía tenemos 47 % de docentes y personal administrativo que no se han vacunado”, indicó.

El hecho de que los estudiantes no retomen la educación presencial tiene implicaciones en lo académico, puntualizó Ruiz Gómez, pero también “con unos efectos que pagaremos como sociedad en términos de calidad y equidad en la educación”.

Clic para ver el video de la intervención del ministro

Avance de la vacunación en el país

Ruiz explicó la situación actual de covid-19 en el país, señalando que estamos en un momento especial de la pandemia “en el que pasamos el pico más severo y también, con el avance del Plan Nacional de Vacunación, tenemos poblaciones cubiertas”.

Envió un mensaje para no relajarnos en las medidas de autocuidado y avanzar en vacunación para evitar un pico a mediados de octubre y, en caso de presentarse, sea con una mortalidad baja. “Como Gobierno Nacional y Ministerio nos estamos enfocando en esto, por eso es la necesidad de avanzar de manera rápida en los próximos días en la vacunación”, agregó Ruiz Gómez.

“Nosotros estamos enfrentando una epidemia que se va a transformar en una endemia, esto quiere decir que vamos a seguir conviviendo con el covid-19 seguramente por un tiempo largo”, señaló el ministro, indicando que según lo que se determine a través de la evidencia científica, se tomarán medidas en cuanto a dosis de refuerzo de la vacuna a lo largo del tiempo.

En cuanto a la vacunación, manifestó Ruiz Gómez, el 60,4 % de la población objeto de vacunación “ya tiene una primera dosis, y el 40,4 % tiene ya una segunda dosis. Eso indica que en seis meses hemos avanzado de manera relevante”, agregando que se ha dado de manera diferencial en grupos de edades, llegando a cubrir el 94 % de mayores de 80 años con una dosis y 86 % con dos dosis.

“En la población más joven la situación es diferente, 46 % de 40 a 49 años con una dosis y 32 % con esquema completo; 23, 9 % de 20 a 29 años con una dosis y 6,3 % con esquema completo”, sin embargo, detalló, el reto está en la población de 18 a 20 y de 20 a 29 años “que coincide con la población que está en las universidades”, por lo cual invitó a los rectores a trabajar juntos.

En este punto abordó la percepción de riesgo, la cual tiene la población mayor, y en el caso de los jóvenes es menor y, en este sentido, existen fenómenos en el desarrollo de la pandemia que generan preocupación. “Que los jóvenes salen, interactúan socialmente, tienen mayor posibilidad de estar en espacios sociales, regresan a casa, contagian a padres y/o abuelos, y estos tienen riesgo de fallecer. Pero la diferencia que tenemos hoy, que no estaba hace seis meses, es que esos padres y abuelos seguramente están vacunados”.

Y, al no existir ese riesgo, “no existe un motivo para que los jóvenes no acudan a los espacios sociales en este momento en el que nos encontramos y no tiene sentido seguir pensando que no pueden ir a la universidad, donde existen protocolos de bioseguridad”.

De acuerdo con lo anterior, manifestó minsalud, “desde el punto de vista técnico, en este momento no hay justificación alguna para que los jóvenes no estén acudiendo a clase”.

“Las vacunas son absolutamente efectivas. Y nosotros como sociedad también hemos ido moviéndonos desde un aislamiento obligatorio, hacia un aislamiento flexible, luego distanciamiento responsable, y hoy estamos en lo que llamamos el regreso a la normalidad, pero la cual no está exenta de sobresaltos, y lo hemos podido ver, por ejemplo, en Israel”, explicó el ministro.

Riesgos para los jóvenes

Desde Minsalud, dijo, se priorizaron a la población de educación, entre ellos la educación superior, siendo 800 mil personas. “Más de 69 mil personas de esta población de educación superior han sido vacunadas, pero solo corresponde al 53 % del total de priorizados, es decir, todavía tenemos 47 % de docentes y personal administrativo que no se han vacunado”, indicó.

El hecho de que los estudiantes no retomen la educación presencial tiene implicaciones en lo académico, puntualizó Ruiz Gómez, pero también “con unos efectos que pagaremos como sociedad en términos de calidad y equidad en la educación”.

Además, detalló, la salud mental de los estudiantes es fundamental. “En Bogotá, el 68 % de los jóvenes, según encuesta de Salud Mental, tenía riesgo de depresión, y el 53 % de ansiedad, siendo mayor en las mujeres. Estamos con un grupo de jóvenes aislados, encerrados en sus casas, con jóvenes que no tienen oportunidad de compartir, los que empezaron a inicios de 2020 no han podido conocer a sus compañeros, por ejemplo. La universidad es un espacio para interactuar, para conversar”, y en este punto, resaltó que como “ministro de salud me preocupa profundamente”.

En el aspecto de la deserción, sostuvo que muchas veces el estudiante “liga la presencialidad con el valor intrínseco de las clases. En el punto de vista conductual, la no asistencia a clases tiene un efecto importante sobre la deserción”.

 1,807 

Compartir en redes