¿Por qué los universitarios de las regiones dejan las aulas? Caso U. de Antioquia: Pedro Correa – Marzo/19


Tres mil colombianos, entre ellos 300 habitantes de las subregiones de Antioquia, expusieron cuáles son, para ellos, los factores que le ayudan o le dificultan a un estudiante graduarse de la universidad. Los hallazgos dan pistas para enfrentar la deserción regional.

Por: Pedro Correa Ochoa- Periodico Alma Máter de la Universidad de Antioquia

Si para miles de jóvenes que habitan las grandes ciudades colombianas —pese a las facilidades y oferta educativa en estas— graduarse como profesionales es ya un reto, el asunto para aquellos que viven en municipios y zonas rurales del país es mucho más complejo. Algunos de ellos desfallecen en el intento y abandonan las aulas sin lograr un título.

Entender los porqués de esa decisión ha sido desde hace años un reto en la Universidad de Antioquia, institución que desde 1994 le viene apostando a la regionalización para llegar a distintos rincones del territorio antioqueño, para ofrecer allí carreras que les permita a los habitantes formarse y también conseguir un empleo como profesionales.

«Encontramos que asuntos como el narcotráfico, los abusos de los recursos naturales como la minería ilegal, la pobreza, la persistencia del conflicto armado pese a los acuerdos de paz, la poca diversificación de la producción agropecuaria y el latifundismo, son las principales amenazas para la permanencia estudiantil en las regiones». Así lo afirmó Lina María Grisales Franco, vicerrectora de Docencia de la Universidad de Antioquia.

Un total de 2776 colombianos expusieron cuáles eran, para ellos, las situaciones que ponen en riesgo el proyecto profesional de los jóvenes de las regiones. Lo hicieron como parte de los «Foros regionales: voces por la permanencia», un proceso realizado en el segundo semestre del 2018. Esta apuesta de la Universidad no solo arrojó pistas relevantes para que la institución pueda construir alternativas que fortalezcan la permanencia estudiantil en las regiones antioqueñas, sino que devela situaciones que pueden estar viviendo muchos otros jóvenes del país que sueñan con graduarse como profesionales.

«En el semestre 2016-2, la deserción de estudiantes matriculados en las regiones fue del 10.28 %. Si bien la retención fue alta, nos preocupa el porcentaje de estudiantes que no se gradúa», advirtió Grisales Franco. Para construir colectivamente alternativas que le hagan frente a esa situación, la Universidad convocó —el 2 de noviembre del 2018— a 300 habitantes de Antioquia para que participaran simultáneamente en foros subregionales.

Fortalecer y articular los procesos preuniversitarios y las estrategias de formación de docentes para mejorar su lectura, escritura y oralidad, así como las de los estudiantes, fue una de las principales propuestas que salió de esa participación colectiva. «También es necesario —dijo Grisales — diseñar procesos de formación para los maestros de la educación básica, dirigidos a proponer nuevas alternativas para la orientación vocacional y a la creación de hábitos de estudio en sus alumnos. Y otro reto es diseñar un espacio virtual de acompañamiento y orientación vocacional para los jóvenes».

En el caso particular de la Universidad de Antioquia, también se identificaron urgencias. Según recalcó la directiva, los participantes señalaron que hay que repensar los procesos de enseñanza-aprendizaje, investigación y extensión en las regiones, a la luz de la mirada local y global.

«Tenemos que replantear las ofertas de los programas académicos de pregrado y posgrado en colaboración con las unidades académicas. Además, con la Dirección de Bienestar Universitario, hay que identificar los retos a trabajar en conjunto con la Unidad de Educación Virtual de la Vicerrectoría de Docencia para temáticas relacionadas con violencia, desplazamiento, pobreza, abandono familiar, prostitución o drogadicción», señaló Grisales Franco.

Otros retos para la permanencia

• Mejorar la calidad de la de la educación básica, primera y secundaria.

• Flexibilizar los programas académicos en tiempos o metodologías.

• Potenciar la conexión del docente con la región. • Articular las instituciones educativas y culturales de la región para potenciar la permanencia universitaria.

• Mejorar las habilidades lecto-escriturales de los estudiantes.

• Vincular la empresa a los procesos académicos y de formación.

 Los «Foros regionales: voces por la permanencia» se realizaron en Urabá, Oriente, Magdalena Medio, Suroeste, Bajo Cauca y Occidente, y en las sedes de Sonsón, Segovia y Yarumal.