Rector de Unimetro desmiente que le hayan ordenado casa por cárcel

Julio 1/21 Según Juan José Acosta Ossío “no es cierto que se hubiera ordenado detención domiciliaria” en su contra, luego que se informara que la Corte Suprema así lo hubiera señalado.

Según informó el diario El Tiempo, la “Corte ordena volver a imponer casa por cárcel a rector de Unimetro”, con el siguiente contexto:

Al decidir la impugnación de una tutela, la sala penal de la Corte Suprema de Justicia, ordenó que se vuelva a imponer prisión domiciliaria al rector de la Universidad Metropolitana de Baranquilla (Unimetro), Juan José Acosta Ossío y el alto consejero de ese centro, Alberto Enrique Acosta Pérez.

Esto lo hizo al fallar en favor de otra parte de la familia Acosta, al interior de la cual hay hace varios años una disputa judicial por la herencia del excongresista Gabriel Acosta Bendek y su esposa Sofía Acero de Acosta. Se trata de la Fundación Acosta Bendek, propietaria del Hospital y la Universidad Metropolitana de Barranquilla.

Esta pelea es entre la única hija de la pareja, Ivonne Acosta Acero y su medio hermano Alberto Acosta Pérez y primos –entre los que está el rector de la Unimetro y el excónsul honorario de Polonia en ColombiaLuis Fernando Acosta Osío–.

El 9 de septiembre de 2020, el Juzgado Promiscuo Municipal de Galapa había revocado  la medida de aseguramiento domiciliaria en contra de Juan José Acosta y Alberto Enrique Acosta, quienes son procesados penalmente por falsedad ideológica en documento privado.

A esa audiencia en la que se revocó la medida de aseguramiento no fueron invitados las víctimas en el proceso, que para el caso son Ivonne Acosta, su esposo y el también miembro de la junta directiva de la Fundación, Jorge Hernández Cassis.

Para la Corte, el Juzgado de Galapa incurrió en defectos procedimentales pero también orgánicos por no haber citado a las víctimas a la audiencia y también porque “ese despacho judicial no tenía competencia en virtud del factor territorial, para adelantar la diligencia, ni concurría circunstancia excepcional que facultara omitir ese mandato”.

“Para la Sala, el actuar desplegado por el Juzgado Promiscuo Municipal de Galapa, la Fiscalía 58 Seccional de Barranquilla y la defensa de Juan José Acosta Osío y Alberto Enrique Acosta Pérez  en la audiencia celebrada el 9 de septiembre de 2020 (…) resulta al menos extraña, desleal y negligente”, se lee en la decisión a la impugnación de la tutela.

Por ese motivo, se compulsaron copias penales y disciplinarias para que se “adelanten las investigaciones a que haya lugar”.

Con esas consideraciones, la Corte Suprema de Justicia dejó sin efecto la audiencia del 9 de septiembre pasado en la que se revocó la casa por cárcel y ordenó que en las 5 horas siguientes a la notificación de la providencia el Juzgado Promiscuo Municipal de Galapa adopte “las medidas necesarias para restablecer la medida de aseguramiento consistente en detención preventiva en su domicilio” de Juan José Acosta Ossío y Alberto Enrique Acosta Pérez.

En este mismo escándalo judicial, que tiene investigados a dos magistrados del Tribunal Superior de Barranquilla -señalados de maniobras ilegales para favorecer a los Acosta Osío y Acosta Pérez-  estaba enredado el exsenador Eduardo Pulgar, quien la semana pasada fue condenado por la Corte Suprema de Justicia por tráfico de influencias y cohecho.

El excongresista era investigado por intentar sobornar a un juez de la República con 200 millones de pesos para, al parecer, favorecer a un patrocinador suyo: el excónsul honorario Luis Fernando Acosta Ossío en la pelea por la Unimetro, el Hospital y la Fundación Acosta Bendeck.

Rector desmiente  información y dice que no tiene detención domiciliaria

El siguiente es el comunicado expedido por el rector Acosta Ossío

El suscrito rector de la Universidad Metropolitana, se permite hacer algunasclaridades y precisiones respecto de una información que ha circulado en las últimas horas:
1. De acuerdo con la sentencia proferida el pasado 13 de mayo de 2021, pormedio del cual tres magistrados de la sala penal de la Corte Suprema deJusticia, en fallo de tutela, dejaron sin efectos una decisión judicial adoptadael 9 de septiembre de 2020 por el juzgado promiscuo municipal de Galapa, Atlántico, no es cierto que se hubiera ordenado detención domiciliaria en mi contra.
2. En virtud de una acción de ‘Habeas Corpus’ fallada a mi favor el día 13 dediciembre de 2019 y confirmada por el Honorable Consejo de Estado el 12 de marzo de 2020, no tengo restricciones de ninguna naturaleza. La justicia, con el paso del tiempo, ha ido desmontando el entramado criminal del que mi familia y yo hemos sido víctimas.
3. El proceso frente al que se refiere la decisión de la Corte Suprema de Justicia, fue orquestado por un fiscal y un juez de Barranquilla que hoy están privadosde la libertad, ad portas de ser acusados por delitos relacionados con la corrupción judicial, caso en el que mi familia y yo hemos sido reconocidos como víctimas.
4. Valga esta oportunidad para poner en conocimiento público las maniobras desleales y tramposas que se han presentado en el marco del proceso quese adelanta en mi contra. Desde el 19 de junio de 2019 la Fiscalía Generalde la Nación, a través del fiscal 58 seccional de Barranquilla, solicitó una audiencia de preclusión a mi favor. Dicha diligencia ha sido aplazada en innumerables oportunidades. Igualmente, se ha presentado una situación inadmisible, pues la familia Jaller continúa insistiendo en que ellos son víctimas, a pesar de que desde el día 21 de julio de 2020 la juez Segundapenal del circuito de Barranquilla concluyó que ellos no gozan de dicha condición.
5. La Universidad Metropolitana continúa cumpliendo su función misional contotal normalidad y su rector seguirá al frente de la misma, concentrándose enla formación profesional de sus estudiantes observando los más altos estándares de calidad.

 1 

Compartir en redes