El Observatorio de la Universidad Colombiana




Rector Henao pide información clara de cómo IES deben regresar a clases

Julio 6/20 Para el rector de la U. Externado de Colombia, Juan Carlos Henao, quien apuesta por el regresao a la presencialidad, no hay claridad en la información de los gobiernos para ello.

Los siguientes son apartes de la entrevista del rector Henao con María Isabel Rueda, en el diario El Tiempo, en donde también habla de la manera como ha enfrentado las críticas a su gestión, por parte de un equipo de profesores liderado por el abogado Ramiro Bejarano en el portal elradical.info:

¿Cómo vislumbra el futuro de la universidad en la actual situación?

Todo depende del Presidente y de la alcaldesa, que son los que establecen las normas que los rectores tenemos que seguir. Pero estamos necesitando normas concretas, especificas, que nos indiquen si vamos a poder reabrir con presencialidad, si va a haber semipresencialidad, y a qué le estamos apostando.

¿Básicamente, en qué consisten sus incertidumbres?

Le doy casos concretos. Para poder conseguir termómetros que midan una afluencia grande de público, no el termómetro que usted se mete en la boca, sino, por ejemplo, arcos que midan temperatura, usted tiene que hacer esos pedidos seis semanas antes para que los traigan al país. Siento que ese es uno de los ejemplos de una falta de normas más precisas, para saber cómo las universidades vamos a poder afrontar el próximo semestre.

Ahí sucede algo que no podemos soslayar, y es que la alcaldesa le pone cascaritas al Presidente para embolatar ciertas responsabilidades. Parecerían matriculados en escuelas distintas. La del Presidente es ‘hay que abrir esto’. Y la de la alcaldesa, ‘no abramos porque no estamos preparados’. ¿Qué camino toman las universidades ante esas dos tendencias?

Ninguna posición en este momento puede ser fundamentalista, ni para autorizar un regreso total ni para expedir regresos parciales. Hay que buscar un equilibrio haciendo un mayor esfuerzo para volver a la presencialidad segura, no a la irresponsable. El punto es que las autoridades nos den a las universidades instrucciones claras para poder hacer las inversiones que requerimos.

Imagino que los horarios son otro lío…

Si nos dicen: ‘No se puede en todas las universidades empezar clases a las ocho de la mañana’, pues tendremos que adaptarnos a eso. ¿Cuáles son los horarios? ¿Qué porcentajes de ocupación vamos a tener? Todo ese tipo de temas faltan por definir, antes de abrir.

¿Abrir este año?

Claro, este semestre.

¿Encerrarnos y vivir, o salir y arriesgarnos? ¿Cuál es la posición de Juan Carlos Henao, personalmente, sobre ese tema?

Esa dicotomía merece ser profundizada. La existencia es vida y muerte. La muerte es la mayor incertidumbre de todos los seres humanos, y tenemos que aprender a convivir con ella. Y eso es lo que está planteando la pandemia. En el fondo, la pandemia es una incertidumbre que se nos está generando a todos, producto del temor a ese contagio. ¿Qué creo yo frente a eso? Que esas angustias anticipatorias que tenemos todos los seres humanos, todos, desde no dejar salir a una niña a la calle o no querer ir a un sitio por la noche, por lo que sea, son angustias anticipatorias que tenemos todos.

¿Las clases presenciales en colegios y universidades son una forma de romper con esa tendencia de aislar a los demás?

Claro. Y yo estoy a favor de las clases presenciales, pero dosificadas y con mucha medida extrema de bioseguridad. Pero no abolirlas.

Se lo ve muy contento en la rectoría del Externado. ¿Me puede decir, después de todos estos años, por qué fue el elegido para sucederlo por el rector del Externado, el doctor Fernando Hinestrosa?

No fui el elegido del doctor Hinestrosa. Incluso, yo le decía, con mi hablado desabrochado: ‘Maestro, no nos deje ese chicharrón’. Él respondía: ‘No, Juanca, confío en la comunidad externadista. A mí me eligió el Consejo Directivo. Pero había una amistad entre los dos. Compartíamos los principios esenciales de la vida, no la forma, porque él era muy elegante, y yo soy, le reitero, más desabrochado…

Un poquito más, sí, pa’qué… (Risas.)

Pero compartíamos el pensamiento esencial sobre la democracia, el ser humano, la educación, el acceso a la educación, el liberalismo para enseñar, los principios y el ideario del Externado con su probidad, su pluralismo, con su respeto al otro, con su multiculturalismo. Me siento orgulloso de ser profesor del Externado con ese ideario. No podría ser ni me nombrarían rector en otras universidades, con esa manera de ser y de pensar.

Si usted ha llevado a las mil maravillas ese legado, ¿por qué hay un grupito de externadistas empeñado en correrle la butaca, de una manera que ya es descarada?

Parezco un político con esta respuesta que le voy a dar, pero creo profundamente en que la democracia supone la oposición. Ha sido muy fuerte, y en ocasiones injusta, exagerada, como usted dice, pero es oposición, que les sirve a quienes gobiernan, ya sea un presidente o un rector.

¿Y qué es lo que le recriminan?

Siempre he preferido guardar silencio ante los medios sobre los asuntos internos de la universidad. Lo que sí puedo decirle es que mi misión era hacer una rectoría de transición, que superara positiva y calmadamente la muerte de su gran maestro Fernando Hinestrosa, rector durante 49 años. Que permitiera mantener en alto el nombre de esta casa de estudios, lo cual pienso que se ha logrado. Creo que el próximo rector que vendrá sabrá hacer muchos más cambios de los que yo he hecho. Pero creo que terminaré mi mandato como rector, a mucho honor.

¿Cuándo?

En abril del próximo año.

Ah, pero hasta abril sí lo podrán esperar…

(Risas) Es muy difícil que en el Externado vayan a correrle la butaca a un rector.

Compartir en redes