El Observatorio de la Universidad Colombiana




Recursos adicionales recibido por U. públicas no alcanzan para enfrentar la pandemia

Agosto 16/20 Dinero adicional dado por el Gobierno, tras el acuerdo de diciembre de 2018, puso al día a las universidades, que ahora se retrasan nuevamente por crisis de la epidemia.

Así lo señala el rector de la Universidad de Córdoba y presidente del SUE, Jairo Sánchez Oviedo, en su columna de opinión del diario El Meridiano de Córdoba.

Torres, quien busca su re-elección como rector este mes, pide más recursos al Gobierno para superar la pandemia e insiste en la urgencia de adelantar la reforma al Artículo 86 de la Ley 30 de 1992, sobre la que no ha hablado en este gobierno.

Lea: Entre 2018 y 2019 universidades públicas aumentaron sus activos en 1.6 billones

La siguiente es la opinión de Torres:

El 14 de diciembre de 2018 se firmó un acuerdo entre el Presidente de la República, los estudiantes y profesores, en el que se refrendó la participación de los rectores de las universidades públicas.

En este se plasmaron varias de las solicitudes de las Universidades del SUE (aunque solo por el período de gobierno), que venían desde el 2009 llamando la atención sobre la desfinanciación que sufría el Sistema Universitario Estatal – SUE y sus posibilidades de llegar a una crisis financiera.

Cabe recalcar que, a partir del 2010 las universidades del SUE vienen recibiendo recursos adicionales puntuales, que de alguna manera han permitido financiar los crecientes gastos de las instituciones generados por el aumento de la cobertura, la acreditación, la investigación y, sobre todo, la carrera profesoral que no va de la mano con el IPC, así como otras sentencias y normas legales de obligatorio cumplimiento a las universidades.

Sin los recursos adicionales que se han logrado, el sistema en general habría colapsado. El acuerdo de diciembre de 2018 con el Presidente, permitió continuar con este reconocimiento de recursos necesarios; pero, básicamente los mismos son para funcionar, nivelar y lograr la sostenibilidad de las universidades. Las universidades, en lo que se refiere a las partidas de funcionamiento, hemos incorporado en nuestros flujos estos recursos financieros, de tal manera que podamos operar adecuadamente; pero, no incorpora crecimientos ni nuevos gastos.

Existe en el ambiente la sensación de que los recursos del Acuerdo son recursos sobrantes y, desde todas las aristas y estamentos están solicitando a las universidades públicas recursos, como son: para el nombramiento de docentes, para la formalización de estos, para la matrícula cero, para la conectividad y equipos; además, hasta para los gastos que ocasiona el tema del Covid-19. A esto se le tiene que sumar la caída de los ingresos propios de las universidades que ascienden al 48% del presupuesto anual; lo que significa un valor importante en la financiación del funcionamiento de estas. El conjunto de todo lo anterior, implica para las universidades del SUE. una insostenibilidad si se tienen en cuenta las repercusiones que cada una pueda tener.

Por las razones expuestas, es necesario precisar;  ante todo, hacer claridad sobre los recursos del Acuerdo en mención, que son los mismos para poder seguir funcionando adecuadamente sin acumular déficits, sin olvidar las razones por las que fueron solicitados y otorgados; asimismo, manifestar que la matrícula cero solo es posible con la financiación estatal, pues consideramos complicado que las universidades que han exceptuado de esta a sus estudiantes con diversas fuentes, puedan en el futuro recuperar su nivel de ingresos con las subsecuentes consecuencias y que, mientras las universidades públicas no recuperen su nivel de ingresos propios para el 2020 y el 2021, como se puede prever, pasarán por difíciles situaciones.

Lea:Gratuidad educativa: Un deseo que vale mucho más de lo que se piensa

Es importante decir, que, en la ruta de esta pandemia, inicialmente, nuestras Universidades necesitaban maniobrar para contener los efectos sobre su flujo de caja; por tanto, propusimos medidas transitorias para atender los compromisos, entre ellos, poder utilizar los recursos de planes de fomento, líneas de crédito flexibles… Sin embargo, dada la evolución que ha tenido la pandemia y la incertidumbre sobre el futuro, es necesario plantear medidas de corte estructural, que permita atender la nueva realidad financiera de las instituciones. El tema no puede pasar por la utilización de los recursos del Acuerdo alcanzado en 2018 para enfrentar esta nueva realidad; debido a que los mismos atendían otras necesidades de funcionamiento e inversión en los presupuestos que son permanentes en el tiempo, razón por la que urgen recursos adicionales en tiempos de pandemia, mostrar las cifras del descalce financiero que hoy estamos padeciendo y sobre estas, una distribución que permita a las universidades atender políticas para evitar la deserción por la vía de la conectividad para los estudiantes más vulnerables., fortalecer el bienestar universitario y la modernización curricular anclada en la virtualidad y el trabajo remoto.

Lea: Así avanza el mapa de gratuidad en las matrículas en las universidades públicas

Finalmente, reiteramos la necesidad de adelantar la reforma al Artículo 86 de la Ley 30 de 1992. Que garantice la sostenibilidad de las Universidades del 2022 en adelante, para lo cual el Sistema Universitario Estatal presentó el pasado 12 de mayo de 2020 un modelo de asignación de recursos ante el Ministerio de Educación Nacional; de esa forma, definir la ruta a seguir para su análisis y aprobación.

Compartir en redes