Sobre el libro «La tiranía de la mediocridad», de Sophie Coignard

Marzo/24 Sophie Coignard. Periodista y ensayista. Titulada en la Escuela superior de las Ciencias Económicas y Comerciales (ESSEC), señala cómo el mérito es insustituible, siempre y cuando se dé en un contexto que garantice las mismas oportunidades para todos.

El nuevo libro de Sophie Coignard, La tiranía de la mediocridad, se articula alrededor de un concepto clave: el mérito. Desde la Revolución Francesa, se defendió un sistema basado en la meritocracia para fomentar la igualdad. Este propone que cada persona debe tener las condiciones de vida que le corresponde —o merece— según su esfuerzo personal, y no según sus privilegios de nacimiento. Sin embargo, según la autora, en la actualidad el mérito ha sido duramente criticado, pues se piensa que, en la práctica, perpetúa a las élites en el poder, y no da una verdadera oportunidad para que el resto de la población ascienda socialmente.

En este contexto, Coignard se plantea una cuestión central: ¿el mérito es realmente incompatible con la defensa de la igualdad? Para responder, la autora se desprende de los discursos ideológicos. No defiende a la izquierda, la cual afirma que se trata de un discurso mediante el cual las clases privilegiadas se justifican a sí mismas. Tampoco le da la razón a la derecha, la cual defiende el mérito sin preocuparse por ofrecer condiciones adecuadas para que esta se dé sin implicar desventajas para algunos.

Coignard se declara a favor del mérito, siempre que se dé en un contexto que garantice las mismas oportunidades para todos. Por ello, aboga por una meritocracia «desde arriba»: «Esto es, una participación activa del Estado en favor del esfuerzo personal, de manera que éste lleve a cabo las necesarias regulaciones e intervenciones para lograr la instauración del papel que —según ella— el mérito ha tenido en la sociedad francesa en el pasado». La escuela pública, por ejemplo, juega un rol fundamental en ello. La autora concluye que recompensar el talento y el esfuerzo es algo natural en el ser humano. La crítica del mérito es riesgosa porque puede convertirnos en una sociedad mediocre.

Clic para seguir leyendo la reseña en Nueva Revista, de UNIR

Loading

Compartir en redes