El Observatorio de la Universidad Colombiana




(Tras virus) una reflexión del sentido de la educación: Josué Ramón – julio/20

Josué Norberto Ramón Suárez habla sobre las estrategias integradoras para procesos de formación profesional y personal, que cobran auge con la situación derivada de la pandemia.

La educación es fuertemente cuestionada desde muchos puntos de vista: se dice que es descontextualizada, que no educa para la vida, que está llena de contenidos, que no está centrada en el alumno, que forma bancariamente, es decir, llena a los estudiantes de información inútil en donde la memoria es una de las herramientas más poderosas, que la educación superior sólo ofrece títulos, que los sistemas educativos no permiten la participación al estudiante en la toma decisiones con respecto a qué quiere aprender, cómo lo quiere aprender y para qué los quiere aprender, …

Por eso las comunidades educativas estaban reclamando cambios en la educación. Lo curioso es que no es un grupo de expertos en educación, ni de ministros, ni de los rectores, ni de profesores, ni de padres de familia, ni de los estudiantes mismos quienes impulsan reformas efectivas a la educación. Un virus aparece (2019) y obliga a todo el sistema educativo a ajustarse a las medidas que impone el control de la pandemia que genera el Covid-19.

Toda la comunidad educativa comienza a plantear soluciones. Aparece la tecnología como la gran salvadora, las clases virtuales se imponen y cambian completamente el rol de los profesores. Algunos tienen la oportunidad de innovar aprovechando las enormes ventajas que ofrece, por ejemplo, la internet, pero la gran mayoría comienza a manejar tecnología, pero con las mismas estrategias de la educación presencial. Considerando la pantalla del televisor, del computador o del celular como un tablero extendido y continúan tomando ellos todas las decisiones tradicionales que se relacionan con la formación de sus estudiantes: son los profesores los que deciden los objetivos, los contenidos, las estrategias, ellos definen las estrategias para aprender, para enseñar, para evaluar.

Afortunadamente, los padres de familia responsables con sus hijos comienzan a construir comunidades de aprendizaje y esto permite que el estudiante comience a ser el centro del proceso. Se comienza a trabajar, utilizando las enormes posibilidades que ofrece las nuevas tecnologías, en estudiar y hacer lo que realmente aporta a la formación no sólo de los estudiantes sino, a la reeducación de los padres. Muchos han dicho, tocó volver a preescolar, volví a hacer la primaria, estoy en primer semestre de nuevo, … ¿Quién se está beneficiando de este proceso? Obviamente, el alumno, porque se está liberando de las clases aburridas, de los profesores autoritarios, inflexibles, de la hora de clase, de los horarios, de los contenidos que se repiten, de los castigos, …

En fin, un virus nos ha hecho reflexionar acerca de cuál debe ser el sentido de la educación. El siguiente escrito busca proponer la construcción de un dispositivo que supere la tensión que generan las estrategias para lograr propósitos de formación profesional y proyectos de vida en torno a los procesos de formación.

  1. La tensión

La Universidad pensada e implementada como instrumento portador y transmisor de cultura enfrenta continuamente la necesidad de construir nuevas formas de interpretar el mundo basándose en teorías sobre la realidad del mercado laboral para ofrecer programas para la formación de profesionales.

En este proceso se requiere de la construcción de perfiles profesionales entendidos como un conjunto de competencias propias de la formación de una persona para asumir en condiciones óptimas las responsabilidades para el desarrollo de funciones y tareas de una profesión, las cuales se explicitan en un currículo diseñado para llevar a cabo los propósitos de la formación del profesional.

Los perfiles profesionales cambian según la demanda ocupacional y el mercado de trabajo, por tanto, son dinámicos, y ello implica también considerar que los currículos, las asignaturas y las estrategias también estén sujetos a cambios. En estos tiempos, los cambios los genera la aparición de una pandemia que ha generado cambios en prácticamente todos los aspectos de la vida humana.

La pandemia ha logrado que los perfiles profesionales comiencen a cambiar y es aquí donde podríamos enfocarnos en uno de los objetos de intervención: los planes de estudio. Éstos se materializan principalmente en asignaturas, proyectos, prácticas y laboratorios que requieren de contenidos, formulación de objetivos, estrategias para el logro de tareas específicas, solución de problemas reales, diseño de estrategias de enseñanza y de aprendizaje y diseño de formas de evaluación para lograr los propósitos de formación establecidos.

Para el desarrollo de los perfiles, el programa educativo utiliza modelos o puntos de referencia.  Un modelo se concibe como un esquema o representación teórica de un sistema o realidad compleja. El modelo educativo es la forma como el programa representa sus propósitos de formación. Por otra parte, el modelo pedagógico se refiere a las corrientes teóricas que guían el desarrollo del modelo educativo. Podríamos decir que dentro de un modelo pedagógico hay corrientes teóricas como el conductismo, el constructivismo, el funcionalismo, psicología cognitiva, es decir, el modelo pedagógico se organiza alrededor de formas de enseñar y de aprender a través de corrientes pedagógicas.

En teoría, el estudiante se acerca a un programa educativo con la aspiración de lograr su proyecto de vida. Para lograr los objetivos de los planes de estudio y de un proyecto de vida se requieren conocimientos, capacidades, habilidades, valores y actitudes.

Para desarrollar un proceso de formación de requiere primero que todo problematizarlo, segundo precisar las capacidades que se requieren; tercero, buscar información y organizarla; elaborar un plan de estudios; precisar en la formación cuáles son las acciones que permiten generar transformaciones (profesionales y personales); y, finalmente utilizar permanentemente mecanismos de evaluación que nos permitan determinar en qué medida logramos los propósitos.

Se trata de construir estrategias integradores que permitan, para integrar todos los aspectos que se relacionan con los procesos de formación, es decir, integrar estrategias que se construyen para lograr propósito del perfil profesional con las de los proyectos de vida; estrategias diseñadas por el profesor con las estrategias diseñadas por el alumno; estrategias diseñadas para la enseñanza con estrategias diseñadas para el aprendizaje.

Las estrategias construidas se hacen desde el aprendizaje basado en problemas, en procesos, en la autonomía, del aprendizaje guiado, del aprendizaje basado en proyectos (de alumnos y de investigación), el aprendizaje basado en la cooperación, el aprendizaje ubicuo, etc. Las estrategias requieren de técnicas y de recursos “apropiados” que precisen el cómo enseñar/aprender una capacidad, una habilidad, una destreza, un comportamiento, una conducta, un conocimiento, un procedimiento, una actitud, un valor).

 

El proceso de construcción de estrategias integradoras nacen tensiones, es decir, de la acción de fuerzas opuestas a que está sometido un cuerpo. En términos educativos/formativos las fuerzas actúan sobre proceso de formación que se encuentran bajo la influencia de fuerzas (opuestas) que afectan el proceso: los objetivos del perfil profesional y los objetivos del proyecto de vida (formación personal).

 

Existen muchas tensiones alrededor de los proceso de formación: entre corrientes pedagógicas y métodos, entre estrategias y técnicas; entre principios de enseñanza y de aprendizaje; entre orientarse por la pregunta o por la respuesta; entre enfoques por productos o por procesos; entre orientar la formación hacia lo individual o hacia lo colectivo; entre formar personas autónomas o personas dependientes, obedientes; entre utilizar medios “reales” o “virtuales”; entre aceptar el profesor  como mediador del aprendizaje o la tecnología; entre el aprendizaje para el logro de un perfil profesional y el aprendizaje para el logro de proyectos de vida.

 

Esta última se genera cuando los propósitos de los perfiles profesionales se enfrentan a los propósitos de proyectos de vida. Es una tensión que podríamos precisar entre las estrategias desarrolladas para enseñar (generadas básicamente por el profesor), y las estrategias del aprendizaje, generadas para el estudiante.

 

  1. Estrategias de enseñanza-aprendizaje

 

La tarea entonces será la construcción de dispositivos que permitan el acercamiento entre los polos de la tensión a partir de las siguientes que podría resumirse en la siguiente pregunta: ¿cómo articular estrategias de enseñanza y de aprendizaje para que un perfil profesional realmente contribuya a desarrollar proyectos de vida?

 

La hipótesis podría plantearse alrededor de la construcción de estrategias integradoras (Ei) construidas para influir en os procesos de formación profesional y personal. La Ei es un dispositivo para integrar todos los aspectos que se relacionan con los procesos de formación, es decir, integrar estrategias que se construyen para lograr propósito del perfil profesional con las de los proyectos de vida; estrategias diseñadas por el profesor con las estrategias diseñadas por el alumno; estrategias para la formación diseñadas por el profesor, el padre de familia, el mismo aluno.

La formación es un proceso mediante el cual se adquieren o se modifican ciertas habilidades, destrezas, conocimientos, conductas o valores, los cuales surgen como resultado de la experiencia, la educación, el razonamiento y la observación y dan como resultado principios.

Hay principios que están establecidos en los sistemas educativos y que cambian por la pandemia originada por el COVID-19. Por lo tanto, si los paradigmas cambian entonces también cambian los principios, los métodos, las estrategias, las formas de evaluación, todo cambia cuando un paradigma se acaba.

Los procesos de formación (PF) están relacionados con las capacidades requeridas para el desarrollo profesional y personal (proyecto de vida) del estudiante. En este sentido se trata de contribuir al mejoramiento de los procesos de formación ayudando al estudiante a descubrir y transformar sus capacidades en competencias necesarias para su desempeño profesional y personal.

 

La tensión se resuelve creando un dispositivo que acerque los polos (las fuerzas): F1 (lograr los objetivos del perfil profesional) y F2 (lograr el proyecto de vida) para contribuir al mejoramiento de lo PF (Proceso de formación).

 

El dispositivo sería estrategias integradores para realizar la función específica de acercar las fuerzas (F1, F2), es decir, articular las fuerzas en torno al desarrollo de procesos de formación (PF). Para ello es necesario articular estrategias creadas para alcanzar, mediante proceso de enseñanza/aprendizaje, los logros de objetivos del perfil profesional con las estrategias, creadas también mediante procesos de enseñanza/aprendizaje para lograr proyectos de vida.

Los principios son normas que guían los procesos de formación. Los sistemas educativos tienen normas para guiar los procesos de aprendizaje y de enseñanza hacia el logro de propósitos. En forma general, un principio es una ley o regla que se cumple o debe seguirse con cierto propósito, como consecuencia necesaria de algo o con el fin de lograr cierto propósito.

Freire en su planteamiento de Pedagogía de la Autonomía (2004) propone principios como los siguientes:

  • Enseñar exige rigor metódico.
  • Enseñar exige investigación.
  • Enseñar exige respeto por los saberes de los educandos.
  • Enseñar exige crítica.
  • Enseñar exige estética y ética.
  • Enseñar exige corporificación de la palabra en el ejemplo.
  • Enseñar exige riesgo, asunción de lo nuevo y rechazo a cualquier forma de discriminación.
  • Enseñar exige reflexión crítica sobre la práctica.
  • Enseñar exige el reconocimiento y la asunción de la identidad cultural.
  • Enseñar no es transferir conocimiento, sino crear las posibilidades para su propia producción o construcción.

Susan Ambrose y su equipo de profesores de Northesastern University (2010) proponen en “cómo funciona el aprendizaje: siete principios basados en la investigación para una enseñanza inteligente”:

  • Los conocimientos previos afectan, facilitan o entorpecen, el aprendizaje.
  • La forma en que los estudiantes organizan sus conocimientos influye en lo que pueden aprender y su capacidad para aplicar más tarde sus nuevos conocimientos.
  • La motivación de los estudiantes determina, mantiene y dirige lo que hacen para aprender.
  • Para desarrollar su máximo potencial, los estudiantes deben adquirir habilidades, practicar muchas veces para integrarlas a su comportamiento, y saber cuándo y cómo aplicar lo que han aprendido.
  • Las prácticas dirigidas hacia metas, junto con la apropiada retroalimentación, mejoran la calidad del aprendizaje.
  • La capacidad que tiene el estudiante para desarrollarse interactúa con el clima emocional, social e intelectual de su grupo y de su ambiente, e influye en su aprendizaje.
  • Para volverse capaces de dirigir su propio aprendizaje, los estudiantes tienen que aprender a autocriticar y ajustar sus estrategias de estudio y práctica.

Establecer principios es importante para el diseño de estrategias. En forma general, una estrategia es el conjunto de acciones que se implementan en un contexto determinado para el logro de un objetivo. También puede referirse a la “técnica” y conjunto de actividades destinadas a conseguir un objetivo. La estrategia utiliza principios obtenidos mediante proceso de investigación, de experimentación o, simplemente de la reflexión sobre su práctica.

 

El diseño de estrategias para lograr un objetivo formación de formación (profesional y personal) contempla principios, actividades, técnicas y recursos según las necesidades del profesor (para enseñar) y del estudiante.

El siguiente es un intento por resumir estrategias de formación basadas en la exposición, problemas, procesos, proceso de investigación, proyectos, proyectos de visión futura, aprender a desaprender, planes de estudios emergentes, curaduría de conocimientos, mapa de capacidades.

 

La idea es que el lector pueda tener una idea de algunas de las estrategias que existen para poder plantear una nueva estrategia, la estrategia integradora, que explicaré más adelante.

 

Aprendizaje basado en la exposición.

 

(Nota: no incluyo fuentes sobre las estrategias que presento a continuación, se trata de cortas descripciones, a manera de curaduría del conocimiento acerca de estrategias de aprendizaje, que tratan de describir estos títulos).

 

Es tal vez la estrategia más común en nuestro medio. El profesor busca presentar de manera organizada conocimientos, información, contenidos, planes, proyectos y programas a un grupo, en un espacio que hemos denominado “clase”. Una clase se hace para la introducción o la revisión de contenidos, presentar un planteamiento personal o de otro autor(es); explicar una teoría; exponer resultados o conclusiones de una investigación o actividad.

 

La participación del estudiante se orienta a tareas posteriores a la exposición y para conseguir resultados de objetivos que propone el expositor. La estrategia expositiva genera desmotivación por parte de los alumnos porque se asume que el profesor es quien posee el conocimiento, quien transmite conocimiento (información) y que los estudiantes son simples receptores de esa información, son receptores pasivos.

 

Aprendizaje basado en problemas (ABP).

Durante mucho tiempo el sistema educativo ha centrado todo su esfuerzo en transmitir información. Como estrategia opuesta existe la estrategia basada en la pregunta (el problema) como punto de partida para la adquisición de conocimientos nuevos. La estrategia parte de que sea el estudiante quien formule las preguntas y proponga las respuestas, es decir construya autónomamente el conocimiento. Es una estrategia centrada en el estudiante.

Aprendizaje basado en la investigación (ABI).

Esta estrategia busca el aprendizaje por medio de la investigación científica. El ABI consiste en la aplicación de estrategias de enseñanza y aprendizaje en donde profesores y estudiantes se involucran procesos de investigación basada en métodos científicos para lograr propósito de formación.

Aprendizaje basado en desafíos.

Se trata de estratégicamente aprender basado en la aceptación de desafíos, problemas, tareas que se relacionan con una meta propuesta que requiere capacidades necesarias para lograrla.  En otras palabras, se trata de involucrar a los estudiantes en desafíos que se relacionan con temas relacionados con sus intereses; precisar situaciones reales o ficticias donde se enfrentan a problemas para que descubran por ellos mismos, individual o colectivamente, experimenten soluciones mediante el intercambio de conocimientos y motivaciones para el logro de propósitos que ellos mismos proponen.

La principal ventaja de la estrategia es que se lograría que al enfrentar desafíos, problemas, tareas que se relacionan con una meta propuesta para que ellos mismos, descubran sus capacidades, sus fortalezas, sus limitaciones para lograr sus propósitos y construir escenarios en donde sea posible desarrollar las respuestas a los problemas de formación. Esto implica buscar recursos, definir actividades, en otras palabras, formular planes y proyectos.

Cada desafío requiere de una o varias capacidades que se relacionan entre sí: aprender a enfrentar desafíos, problemas, tareas que se relacionan con una meta propuesta que requiere capacidades necesarias para lograrla.

Aprendizaje basado en procesos.

 

Un proceso es un conjunto o encadenamiento de fenómenos, asociados al ser humano o a la naturaleza, que se desarrollan en un periodo de tiempo finito o infinito y cuyas fases sucesivas suelen conducir hacia un fin específico, a una transformación. En otras palabras, los procesos son acciones que dan paso a transformaciones.

Durante mucho tiempo el producto ha primado sobre el proceso cuando se trata de cumplir fines específicos de los sistemas educativos. El énfasis ha sido lograr objetivos y se pierde de vista la importancia de las acciones que intervienen para lograr transformaciones de los procesos.

En relación a procesos de formación tendríamos entonces conflictos entre dos tipos de propósitos: los que establece el programa educativo, el profesor, el Ministerio y los objetivos que propone el estudiante.

Aprendizaje basado en la cooperación.

 

Una forma de partir para definir una estrategia basada en el aprendizaje colaborativo o cooperativo es otra tensión que se genera en los sistemas educativos al decidir si lo importante es el trabajo personal (individual) frente al trabajo colectivo (en grupo).  Si los objetivos los propone el individuo o los propone el colectivo.

Se trata de buscar alternativas para quienes consideran que el aprendizaje es solo un proceso individual. El aprendizaje cooperativo se refiere a procedimientos o dispositivos que favorecen procesos de formación colectiva. Se trata de mostrar que la formación grupal (colectiva) se logra con la cooperación. En teoría, diríamos que se trata de mostrar que cada individuo es responsable de su aprendizaje, pero también es responsable del aprendizaje del otro.

La cooperación entre alumnos y profesor(es) puede generar competencias como:

  • Aprender a aceptarse al otro como un ser diferente, con intereses y necesidades diferentes y aprender mutuamente cooperando.
  • Aprender a trabajar en equipo. Sentirse miembros de un equipo favorece una gran cantidad de sentimientos positivos, seguridad personal, autoestima al sentirse apoyados por él y contribuyendo a los logros del equipo. Se trata de mostrar que el logro de los objetivos favorece a todos y no a unos pocos.
  • Aprender a participar en la construcción de objetivos comunes.
  • Aprender a crear los escenarios en donde sea posible el desarrollo intelectual y afectivo de los estudiantes. La creación de escenarios y actividades permiten la experiencia ya sea guiada o autónoma del grupo sobre la cual pueden construir sus proyectos de vida. Estos escenarios deben propiciar un ambiente que facilite la construcción de dispositivos que alivien las tensiones, las contradicciones, un ambiente en donde profesores y estudiantes trabajen a gusto y con eficacia.

Aprendizaje basado en la experiencia guiada

 

Se trata de estrategias para guiar los aprendizajes de los estudiantes en los cuales se considera que se requiere del apoyo del profesor, y para ello es profesor diseña talleres, guías de aprendizaje, cartillas, manuales, módulos, libros de texto. En suma, guiar el aprendizaje, guiar la experiencia del estudiante, proporcionar al estudiante las herramientas teóricas y conceptuales para “observar la realidad” o reflexionar sobre su experiencia, perimirle construir conocimiento, el convivir, el desarrollo cognitivo y la personalidad.

 

Aprendizaje basado en proyectos.

 

Un proyecto puede considerarse desde la educación como una estrategia que de manera planificada forma al educando en la solución de problemas cotidianos y de vida que tienen relación directa con el entorno social, cultural, científico y tecnológico del estudiante y su comunidad.

Un proyecto cumple la función de correlacionar, integrar y hacer activos los conocimientos, tanto comunitarios como científicos y escolares, para el desarrollo de las habilidades, destrezas, actitudes, valores y competencias requeridas para la formación integral.

Un proyecto es especialmente útil para: orientar el desarrollo de los intereses y las expectativas de los educandos hacia el desarrollo local y del proyecto educativo institucional; para provocar la integración y la participación de los miembros de la comunidad sobre la base de la concertación; para buscar salidas a los problemas sociales, culturales, políticos, de identidad, de formación ciudadana a nivel local, regional y nacional.

El proyecto posibilita que estudiantes se involucren en actividades para construir nuevo conocimiento mediante el hacer parte de un equipo conformado por personas que trabajan juntos para solucionar problemas comunes.

La estrategia de aprendizaje basada en proyectos ha sido un éxito en la educación básica y media. La experiencia Reggio Emilia (calificada por UNESCO comouna de las mejores experiencias educativas del mundo). Todo lo que ocurre en Reggio Emilia gira alrededor de proyectos y de múltiples lenguajes con el apoyo en la teoría de las “inteligencias múltiples” de Howard Gardner (Autor de la teoría de las Inteligencias Múltiples, que propone que no existe una inteligencia única en el ser humano sino diversas inteligencias que marcan las potencialidades y acentos significativos de cada individuo, trazados por las fortalezas y debilidades en toda una serie de escenarios de expansión de la inteligencia). El sistema es desarrollado por Loris Malaguzzi, un profesor italiano, seguidor de Piaget y que se interesó en desarrollar un sistema escolar en una Italia destrozada por la segunda guerra mundial. Reggio Emilia está organizada con principios de la teoría constructivista de estímulo a la inteligencia y creatividad y apoyo al aprendizaje significativo; organiza el currículo a través de proyectos, desarrollados en pequeños grupos; facilita la continuidad de profesores y alumnos alrededor de los proyectos; vincula la comunidad en la administración de la escuela.

 

Aprendizaje ubicuo.

 

La tecnología ubicua se refiere a los instrumentos (por ejemplo, el celular) que permiten aprender en el lugar en donde estemos y en cualquier momento. El aprendizaje ubicuo es entonces el aprendizaje que es posible en lugares diferentes a los previstos para aprender formalmente como el aula de clase y en cualquier momento de una actividad, distinto al horario establecido en una hora de clase con la utilización de dispositivos móviles como el celular lo cual permite conectarse a Internet y las redes sociales.

En tiempos del COVID-19 las tecnologías ubicuas se popularizaron en las instituciones educativas como recursos formativos. Los estudiantes y profesores tienen teléfonos inteligentes y Tablet y los llevan a todas partes, los usan para compartir información y comunicarse entre amigos. El costo de estos dispositivos es accesible, son fáciles de usar, se utilizan en todos los ámbitos de la vida, se combinan con la red Internet.

Estrategias de contratos de aprendizaje.

El contrato de aprendizaje es una estrategia para el aprendizaje autodirigido. Se trata de hacer explícitos acuerdos sobre qué y cómo será aprendido algo.

Para ello propone el siguiente procedimiento:

  • Pedir a cada alumno que elija un tema que desee estudiar en forma independiente.
  • Estimularlo a pensar cuidadosamente su plan de estudio. Permitir que le dediquen el tiempo suficiente a la investigación y las consultas para elaborar el plan.
  • Solicitar a los alumnos un contrato escrito que abarque las siguientes categorías:

Los objetivos que desea alcanzar; Los conocimientos o habilidades que espera lograr; Las actividades que realizará; Metodología; La evidencia que presentará para demostrar el logro de sus objetivos. Una fecha de término. Recursos; Criterios para la valoración del trabajo; Autoevaluación; Evaluación externa (del profesor o de los compañeros).

 

Estrategia de Proyectos de visión futura (PVF).

Esta estrategia busca proponer a los miembros de un pequeño grupo elaborar un proyecto referido a una hipotética o fantasiosa situación del futuro.

Los PVF han sido originariamente desarrollada bajo el nombre de “Ingeniería Creadora” (Creative Engineering), por el profesor Arnold, de la Escuela de Ingeniería de Massachusetts Institute of Technology. El principal propósito de esta técnica consiste en desarrollar el arte del “Ingeniero Imaginativo”, que es, en suma, una cátedra de ciencia-ficción aplicada. Así por ejemplo se pide a los alumnos que proyecten un automóvil que circulará en otro planeta, un planeta que gira alrededor de otro sol, en el cual la atmósfera es de metano y tenga que emplearse oxígeno como calcinante, donde la gravedad es menor que en la tierra, con habitantes de modo que el vehículo ha de adaptarse a otra anatomía.

Estrategia de aprender a desaprender.

 

Si se parte del principio de que “Los conocimientos previos afectan, facilitan o entorpecen, al aprendizaje”, es necesario diseñar estrategias que permitan reconocer que es aquello que limita o entorpece el aprendizaje y diseñar una estrategia que permita “desaprender”.

Desaprender es un proceso para revisar aquello que impide aprender algo y enfrentarlo. Ese algo pueden ser conocimientos, hábitos, creencias, actitudes, e intentar modificarlos. En ocasiones las cosas que se aprenden son muy difíciles de “borrar”. Entonces se trata de reflexionar sobre lo aprendido: esta reflexión nos lleva a conclusiones como precisar qué es lo que hacemos bien pero también a precisar que hay aprendizajes que ya no son útiles y que limitan otros aprendizajes. Esta estrategia debería ser permanente, porque si el contexto cambia (por ejemplo, por el Covid-19), la formas como tradicionalmente se aprende se convierte en la principal limitación.

Estrategia de construcción de planes de estudios emergentes (PEE)

Las universidades perdieron de vista sus “clientes” en el sentido del diseño y elaboración de estrategias que permitan descubrir y desarrollar sus capacidades que le permitan alcanzar objetivos relacionados con su proyecto de vida. Los objetivos, los contenidos, las estrategias de enseñanza y aprendizaje las deciden los profesores. La participación del estudiante en los procesos que se relacionan con la construcción de su proyecto de vida. El plan de estudios está diseñado por actores ajenos a la realidad del estudiante.

Una pandemia como el Covid-19 genera muchas contradicciones cuando un el estudiante y el profesor se ven enfrentados a cambios en el plan de estudios “oficial” de un programa académico. Las asignaturas del plan de estudios, las asignaturas, las estrategias para logar los objetivos del plan, cambian y surgen planes de estudio emergentes. Un amigo colocaba el caso del meteorito que, un buen día, cae en las cercanías de la Universidad y despierta miles de preguntas. ¿Qué hacer? ¿Mirar el meteorito y regresar a clases? ¿Iniciar un proceso para saber qué es aquello que irrumpió en la cotidianidad? En ese momento lo establecido en el Plan de Estudios oficial deja de tener sentido y debe considerarse uno alternativo, el de los estudiantes. El PEE surge de las contradicciones, de las preguntas que genera el cambio producido y de los cambios que ello genera en cada una de nuestras vidas.

Estrategia de curaduría de conocimientos

Muchas universidades concentraron sus esfuerzos por mantener la tecnología, pero al servicio de los procesos administrativos y de control y poco a casi nada a los procesos de aprendizaje y de enseñanza. El meteorito (COVID-19) cambia todo. Y cuando un paradigma cambia, todo vuelve a cero. Surgen nuevas preguntas y la necesidad de construir respuestas. En este momento las medidas que plantearon la mayoría de los gobiernos es autorizar la “virtualidad” como forma de cumplir con sus compromisos con los alumnos y profesores. Esto obliga a muchos profesores y estudiantes a utilizar el internet. Es aquí donde surge el gran problema. Cada tema que se plantea en el desarrollo de las actividades que los profesores envían a sus alumnos le presenta una enorme cantidad de información (digital) a los estudiantes, que es necesario organizar, filtrar y darle sentido para encontrar respuestas a las preguntas que plantean los cambios producidos por el “meteorito”. A esto se refiere la curaduría de conocimientos.

Estrategia de construcción de mapas de capacidades (MC).

El MC es un instrumento que permite el descubrimiento y desarrollo de capacidades que le permiten conseguir los objetivos del PEE. Las capacidades surgen cuando se enfrentan desafíos y la relación que se estable entre las capacidades podría originar un instrumento que en la actualidad se usa en muchas organizaciones que saben de las capacidades que tiene cada uno de sus empleados (conocida como mapa de talentos). Cuando se requiere personal para un proyecto se consultan esos mapas y se seleccionan los empleados para desarrollar el proyecto.  En educación estos mapas deberían ser de gran importancia. La diferencia con las empresas es que el mapa debería ser construido por el estudiante. El MC sería el inventario de capacidades con las que cuenta un estudiante para lograr sus PEE, sus metas, sus proyectos de vida.

 

La estrategia es una forma de representar un plan para precisar las capacidades que se requieren para la solución del desafío. Cada una de las relaciones establecidas en ese mapa (parecido al mapa conceptual) se convierte en un problema de formación.

La estrategia mapa de capacidades tendría las siguientes ventajas:

  • Aprender a problematizar su formación y proponerse alternativas de solución.
  • Aprender a precisar qué facilita el descubrimiento y desarrollo de sus capacidades.
  • Aprender a precisar qué frena el descubrimiento y desarrollo de la capacidad.
  • Aprender a construir escenarios en donde sea posible desarrollar las respuestas a los problemas de su formación. Esto implica buscar recursos, definir actividades, en otras palabras, formular planes y proyectos.
  • Aprender a enfrentar el cambio, efectos, productos, reacciones que genera el uso de las capacidades: en sí mismo, en otros, en el entorno (contexto).

 

  1. El dispositivo: Estrategias integradoras (Ei)

La Ei es un dispositivo para integrar todos los aspectos que se relacionan con los procesos de formación, es decir, integrar estrategias que se construyen para lograr propósito del perfil profesional con las de los proyectos de vida; estrategias diseñadas por el profesor con las estrategias diseñadas por el alumno; estrategias diseñadas para la enseñanza con estrategias diseñadas para el aprendizaje. Las estrategias integradoras se construyen para influir en los procesos de formación profesional y personal.

Una Ei debe resultar del hecho de que en un proceso de formación van a surgir contradicciones, tensiones entre el “qué hacer” y “qué no hacer”, productos, capacidades, habilidades, formas de evaluación.

Por tanto, la Ei debe tener en cuenta:

  • Claridad sobre qué problema del proceso de formación pretende resolver y quién lo establece.
  • Precisar cómo va a precisar qué capacidades se requieren para lograr los objetivos de la formación y quién descubre esas capacidades (MC)
  • Precisar la información necesaria que requiere la solución del problema de formación: localizar, filtrar, modificar y distribuir, de forma segmentada, parte de la ingente cantidad de contenidos que se generan especialmente en forma digital.
  • El plan de estudios (definido por el profesor) debe poder articularse con el plan de estudio que emerge del estudiante. Los planes de estudio emergentes son estrategias que permiten integrar los planes de estudio de los estudiantes a los propuestos por el proceso de formación profesional
  • Articular procesos de formación: es decir, articular las acciones que permiten las transformaciones profesionales y personales (productos).
  • Utilizar permanentemente mecanismos de seguimiento y evaluación: autoevaluación, metaevaluación.

Quienes son actores de la educación superior tienen la oportunidad de cambiar radicalmente el proceso de formación y realmente colocar en el centro del proceso educativo los intereses y necesidades del estudiante. Una forma es facilitar, promover la construcción de estrategias integradoras de formación profesional y personal (proyectos de vida) de los estudiantes.

Compartir en redes