U. Autónoma del Caribe: Líos con el sindicato develan problemas de gobernabilidad

Nov 29/19 Anoche, 10 empleados de la IES fueron retenidos por miembros del sindicato que, en medio del paro nacional, consideran que Mineducación impone rectores pero no da soluciones.

Con un candado en la puerta, miembros de SINTRAUAC Sindicato de Trabajadores de Empresa de la Universidad Autónoma del Caribe, encerraron por cerca de dos horas a empleados de la universidad, luego de que los sindicalizados estuvieran protestanto con un cacerolazo y un velatón en homenaje a Dilan Cruz, el estudiantes muerto en Bogotá tras enfrentamientos con el Esmad

Según el sindicato, no sólo apoyan el paro nacional sino que también demandan “la restitución del patrimonio de la universidad”.

Para el sindicato, que ha sido actor clave en la crisis institucional desde las épocas de los hoy procesados judicialmente exrectores Silvia Gette y luego Ramses Vargas, la intervención del Ministerio de Educación Nacional no ha dado respuesta satisfactoria a la situación económica de la Universidad.

“Hoy exigimos soluciones y no dilaciones. Creemos que este Gobierno no genera soluciones sino burocracia al interior de la Universidad, nombrando rectores a dedo de su línea política como es el caso de la rectora María Victoria Mejia, quien no muestra el mínimo de interés en darle solución a la problemática de la universidad”, añaden.

Según el sindicaro, lo que se realizó con la cadena que pusieron en la entrada principal del edificio administrativo fue un acto simbólico pero que el director administrativo sabe que existe otra puerta por donde pudieron haber salido los que decían que estaban retenidos. Los trabajadores asociados anunciaron que estudiarán si continúan con la protesta indefinidamente.

Tras la crisis económica agravada por la administración Vargas, el Ministerio de Educación intervino y nombró como rectora a Clauda DaCunha, quien hace unos meses renunció y cedió el cargo a la exrectora del ITM, Mejía Orozco, quien ha intentado seguir ordenando la institución, con el reto de superar los pasivos, negociar con el sindicato y mantener y renovar registros, todo en pocos meses antes que, en 2010-1, se termine el periodo de intervención del Ministerio y, probablemente, vuelvan los conflictos entre herederos de fundadores y los bandos amigos y no de los exrectores.