El Observatorio de la Universidad Colombiana




U. de Caldas: Profesores quieren fuera al rector. ¿Se les está yendo la mano?

Oct 16/20 Sin apoyo estudiantil, docentes se justifican en problemas de nuevo software y piden salida de Alejandro Ceballos, quien tiene el respaldo del CSU.

 

“La implementación/migración del SIA, el desdén e irrespeto con que atiende las solicitudes de la comunidad universitaria y la falta de empatía con los diferentes estamentos de la Universidad de Caldas, han sido el detonante para declararnos en Asamblea Permanente, con la exigencia al Consejo Superior Universitario de establecer un GOBIERNO DE TRANSICIÓN que permita la negociación de un pliego de requerimientos, emanado de esta asamblea, para finalmente llegar a la firma de una acta general de acuerdos con fechas definidas e implementación”, señala el comunicado firmado por los presidentes de los dos sindicatos de docentes (ASPU y APUC) tras una asamblea virtual de profesores, y que tiene en líos a la Universidad para desarrollar sus actividades programadas.

 

El SIA es el Sistema de Información Académica, que fue proyectado desde el anterior rector, Felipe César Londoño, en 2017, y cuya implementación comenzó hasta este semestre. La puesta en marcha del Sistema ha causado algunos traumatismos en la gestión académica (tales como procesos de inscripción en línea, búsqueda de cursos, solicitudes de grado, descarga de recibos de pago, inscripción de materias y revisión de plan de estudios y calificaciones, entre otros), y por ello, sumado a la asamblea permanente de docentes, el Consejo Académico, ha puesto en consideración que el calendario del segundo semestre de 2.020 (que por los retrasos tras paros anteriores, de docentes y estudiantes), termine no en febrero sino en marzo de 2.021, mientras que se decretan dos semanas de vacaciones para ajustar el SIA.

 

El dolor de cabeza del SIA no es propio de la Universidad de Caldas y ha pasado en casi todas las IES del país que han hecho importantes inversiones en tiempo y dinero para implementar sus sistemas de información, pues no sólo demanda un importante ajuste tecnológico, sino que también depende de la actitud y disposición de la comunidad universitaria para aprender a manejar los nuevos sistemas y a tener paciencia con los cambios, mientras la plataforma responde plenamente a lo deseado.

 

Van por la cabeza del rector

El comunicado de los profesores se ve más político y oportunista, que técnico y universitario, no sólo por elevar a la categoría de problema grave lo del SIA, cuando es un asunto de manejo cultural y organizacional y no estratégico ni político, sino también por el momento que atraviesa la Universidad, y las restricciones que ésta y todas las IES han debido afrontar po la pandemia.

 

Si bien la elección de Ceballos, en mayo de 2.018, no fue bien vista por los docentes, que a través de ASPU la demandaron y que el Consejo de Estado no les dio la razón (en diciembre de 2018), el rector ya va por la mitad del periodo, y lo que se vislumbra con estas nuevas acciones puede ser una forma de ir “calentando el ambiente” para la próxima elección rectoral.

 

 

Hasta el diario La Patria, principal medio de comunicación de la región, dedicó su editorial al tema, y advirtió que:

 

“Los docentes hablan de supuesta ingobernabilidad, poca administración, falta de planeación y gestión del rector Ceballos (foto) y su equipo directivo, pero en el fondo se observa es una especie de retaliación por la supuesta ilegitimidad de su posesión, hace más de dos años, asunto que surtió todas las instancias legales y determinó que el rector fue elegido en el marco de las reglamentaciones establecidas. Pareciera que persisten animadversiones políticas que flaco favor le hacen a la Universidad, en un momento en que en vez de desorden se requiere mayor eficiencia y compromiso de los estamentos”.

 

“Resulta llamativo que hasta los mismos representantes de los estudiantes reconozcan que, en medio de la actual coyuntura, la gestión de Ceballos es acertada; sobre todo por haber logrado el respaldo de las administraciones públicas territoriales con recursos y lograr la exoneración en un 100% de la matrícula para los estudiantes de pregrado. A Ceballos se le ha visto muy comprometido con las soluciones a la contingencia causada por la pandemia de covid-19. Tal vez su gestión no sea perfecta, pero son más los logros que los yerros, y no tiene sentido poner a la Universidad en el estrés innecesario de cambiar de líder a mitad de camino, cuando fue elegido hasta el 2022”.

 

Hasta el propio representante estudiantil ante el Consejo Superior, Juan Camilo Muñoz, había indicado que en dicho cuerpo colegiado no se había considerado viable la solicitud de la asamblea de docentes, pues el mismo Consejo evaluó positivamente la gestión de Ceballos.

 

“Esa es, sin duda, una idea desproporcionada, descabellada y por fuera de toda justa lógica, sobre todo por lo que eso implica para la estabilidad y futuro de la Universidad”.

 

Por ahora la Universidad enfrenta una nueva parálisis, mientras que el rector Ceballos Márquez insiste en la voluntad de su equipo directivo para concertar a través del diálogo, una salida negociada a los diferentes planteamientos  hechos por estudiantes, docentes y funcionarios frente a diversos aspectos de la administración.

.

Compartir en redes