U. de Caldas se ajusta cinturón, pero crisis sigue. Añora una reforma a Ley 30

Oct 2/19 El 70% de los ingresos de la U. de Caldas son transferencias de la Nación, y los recursos adicionales del último año han servido, pero para sobrevivir requieren un cambio en el modelo de la Ley 30.

El rector, Alejandro Ceballos Márquez -foto-, y la vicerrectora administrativa, Paula Andrea Chica Cortés, anunciaron una serie de recortes que se comienzan a hacer para poder cerrar el año 2.019, y tratar de evitar aumentar el déficit que bordea los 20 mil millones.

Las medidas anunciadas para solucionar el faltante presupuestal de la Universidad de Caldas en 2019 son:

  • Fuentes ciertas por ingresar, que son producto de recursos adicionales que pactó la Nación con los estamentos estudiantil y profesoral.
  • Ajuste del faltante presupuestal por reducción del gasto. Para esto se lleva el gasto al mínimo vital, es decir, llegar a lo menos que se debe gastar para finalizar el año, sin descuidar la misión de la universidad en investigación, docencia y extensión.
  • Aplazamiento de gastos.
  • Creación, con el apoyo de decanos, de un fondo especial de contingencia. Para esto, la administración se compromete con la devolución de estos recursos en la próxima vigencia.  Son recursos que los fondos han puesto a disposición en calidad de préstamos.

Con estos procesos de optimización se logra cerrar poco a poco la brecha entre el gasto y el ingreso, que cada vez sea más estrecha y se logre una sostenibilidad financiera real. Además, resaltó que los compromisos con el Gobierno Nacional están hasta el 2022, por lo que se espera que en el 2023 ya se haya modificado la Ley 30 y que las transferencias sean más acordes con la dinámica de la universidad.

El rector también destacó que el Gobierno Nacional ha cumplido hasta ahora con lo pactado hace un año, luego del paro del sector educativo, y gracias a esto el presupuesto de la institución para el 2019 recibió 11 mil 760 millones de pesos adicionales.

Reconoció que las medidas para 2019 no son para reducir el faltante presupuestal, sino que permitirán terminar el año, y recalcó que las medidas a largo plazo se deben construir entre toda la comunidad universitaria. Por eso, en la mesa técnica surgió la idea de dialogar estas medidas en un claustro universitario.

Los estados financieros de 2.018 muestran que en la U. de Caldas del total del pasivo (405 mil millones), 374 mil corresponde a beneficios a empleados.

Información de referencia: Las IES donde más fuerza tiene ASPU, más limitadas tienen sus finanzas