“Universidad no es territorio vedado para el accionar de la fuerza pública”

Oct 25/19 Así reaccionó el gobernador del Atlántico tras el ingreso del Esmad a Uniatlántico por petición del rector Prasca. Trece de los 31 detenidos no son estudiantes de la IES.

En una jornada caracterizada por protestas en distintas ciudades y universidades del país, en la que los universitarios hacen exigencias y reclamaciones de toda índole (aparente incumplimiento del gobierno de los acuerdos de diciembre pasado, la errónea interpretación del artículo 44 del Presupuesto General de la Nación, rechazo a los actos de corrupción en casos como la Distrital, y la costumbre de protestar los jueves, especialmente a pocas horas de elecciones regionales), la protesta en Barranquilla fue la más sonora y violenta.

Lea: Universidades Públicas no deben pagar demandas contra el Estado

Uniformados del Esmad debieron atravesar la puerta de acceso a la Universidad del Atlántico para perseguir y capturar a vándalos que provocaron incendios en dos aulas y deterioraron baños y entradas.

7 de los capturados son menores de edad.

En los desórdenes, los estudiantes que estaban en su rutina diaria debieron buscar salida de la IES cómo fuera, en medio de gases lacrimógenos.

Según el informe policial, estudiantes golpearon físicamente y con piedras y objetos pesados la puerta de la entrada principal de vidrio de la Rectoría, destruyeron la puerta de Planeación y partieron cámaras, puertas, vidrios de baños, dañaron sillas, computadores y desordenaron papeles.

“Un documento que nos hace llegar el rector de la Universidad en donde nos denuncia los daños que viene sufriendo algunas partes de la sede norte. Entre eso están dos salones afectados por fuego, daños generales en la rectoría y en el centro de convenciones que está nuevo allí. El rector, al ver los daños que se han producido, y tras hacer las consultas con el Consejo Académico, con la Gobernación y con el delegado del Ministerio de Educación se autoriza a la Fuerza Pública a ingresar a la Universidad”, dijo el general Ricardo Alarcón, comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, en defensa de la intervención policial, rechazada por sectores de la academia, de la izquiera política y de ASPU, que consideran que el ingreso de las autoridades a los campus viola la autonomía universitaria.

El gobernador del Departamento, Eduardo Verano de la Rosa, ha dicho que la universidad no es territorio vedado para el accionar de la fuerza pública y, por ende, que la autonomía universitaria no es pretexto para socavar la autoridad legítima del Estado y atentar contra los bienes y el patrimonio público.