Ante más críticas, Mabel Torres defiende su actuar y se ratifica como Minciencias

Enero 19/20 Ministra dice respetar el método científico, pero defiende los saberes ancestrales, y niega trabajos sobre el cáncer. Senador Iván Agudelo le llama a revisar la situación.

Mabel Torres, quien creó una empresa de consultoría y venta de productos derivados de la selva chocoanda, llamada Selvaceutica, aclara que “en ningún momento he planteado de manera simplista que esta especie sea la cura contra el cáncer. No he ofrecido un medicamento, ni muchos menos lo he comercializado. He observado rigurosamente los protocolos de ética establecidos para la experimentación científica en general y los que se aplican específicamente en mi campo disciplinario”.

Así mismo, y aunque al interior de la Misión de Sabios hay gran molestia por lo conocido luego de su nombramiento, la ahora ministra usa las conclusiones de la propia Misión para defenderse.

Curiosamente, en su última columna de opinión en El Tiempo, el integrante de la Misión, Moisés Wasserman, valora el conocimiento ancestral pero no lo suficiente para ser ciencia (ver opinión).

Comunicado de la ministra Torres:

Soy Bióloga química de formación con una maestría en Microbiología, un doctorado en Ciencias biológicas y un posdoctorado orientado hacia la química de hongos. En mi trayectoria como científica he cumplido con los procedimientos propios del método científico lo que incluye fases de observación, hipótesis y experimentación como lo prueban los documentos elaborados en los laboratorios en donde me he desempeñado como investigadora.
Llevó más de 25 años realizando investigaciones en mi campo disciplinario. Como lo refleja mi CVLAC a lo largo de ese tiempo he publicado artículos en revistas nacionales y extranjeras. Varios de mis artículos académicos han sido publicados en revistas especializadas de México, Estados Unidos, Cuba, Ucrania y mi país: Colombia.
Durante estos años de experiencia he retroalimentado mi formación como científica con el análisis de los saberes ancestrales y otras formas de producción de conocimiento que me han brindado nuevas perspectivas para el entendimiento de los distintos retos que enfrentan el país y sus oportunidades precisamente por el privilegio de contar como lo destacó el informe de la Misión de Sabios, con la riqueza que la biodiversidad y la diversidad cultural y étnica con sus tradiciones y conocimientos ancestrales y la heterogeneidad de sus regiones, hacen de Colombia un país tan único en su gran potencial.  El informe final de la Misión de sabios 2019, de la cual hice parte, considera que el conocimiento incluye la ciencia, las humanidades, las artes y los saberes ancestrales, y es considerado como un activo fundamental para el desarrollo de nuevas y creativas alternativas a la crisis actual. Estos saberes no se encuentran aislados, no son estáticos ni inmodificables. Tampoco la ciencia occidental es monolítica ni está exenta de fracasos e incertidumbres. Un comienzo en esta dirección podría ser el de reconocer la multiplicidad de epistemologías, lógicas y prácticas que se hallan por debajo de la creación y el mantenimiento de los diferentes conocimientos.
He dedicado mucho tiempo como investigadora al estudio del hongo Ganoderma y mis publicaciones reflejan ese interés profesional. He venido trabajando en la investigación de las propiedades de los hongos y sus compuestos bioactivos para lo cual realicé sistemáticamente el perfil metabólico de más de 200 especímenes. He estudiado sobre técnicas para incrementar la concentración de los compuestos bioactivos y los posibles mecanismos de los efectos observados con el uso de extractos concentrados que milenariamente han sido usados en Asia. En ningún momento he planteado de manera simplista que esta especie sea la cura contra el cáncer. No he ofrecido un medicamento, ni muchos menos lo he comercializado. He observado rigurosamente los protocolos de ética establecidos para la experimentación científica en general y los que se aplican específicamente en mi campo disciplinario.
Como Ministra de Ciencia, Tecnología e Innovación, tengo un compromiso con el país y con el señor Presidente Iván Duque para acercar la ciencia, tecnología e innovación a las personas y a las empresas en las diferentes regiones de nuestra nación, promoviendo más y más investigadores que generen nuevo conocimiento . Vamos a desarrollar políticas públicas de largo plazo y definir lineamientos para el sector en Colombia y ese debe ser el legado de los miembros de la Mision y del gobierno nacional. Nuestro ministerio se propone movilizar desde su actuar las estrategias establecidas en los principios de justicia, paz y desarrollo como metas de una Colombia en Paz, refrendando el trabajo hasta ahora avanzado en los demás niveles ministeriales, de una Colombia conectada con el mundo, una Colombia más competitiva y avanzada en su producción, una Colombia fructífera desde los saberes ancestrales territoriales, una Colombia a la vanguardia en los procesos de innovación plurales e incluyentes para el crecimiento del mapa de actores asociados al SNCTI y a la gestión del conocimiento y de la tecnología como insumo principal para mejorar la calidad de vida mediante el acceso a la educación y a la formación científica del más alto nivel.
Como ministra me corresponde por deber y por convicción impulsar el desarrollo de la CteI en todas las áreas del conocimiento, entre ellas, el de la investigación básica y aplicada en áreas estratégicas como la bioeconomia. El Ministerio tiene como reto inmediato la construcción del plan estratégico 2020-2022, y el diseño de un Plan Nacional de Ctel 2030 incluyente y diferencial.  En este contexto es un espacio abierto a tramitar y a conversar con la comunidad científica y todos los actores que vinculen investigación e innovación para lograr el sueño de una Colombia con Desarrollo Humano, equitativa y productiva.
Esta será mi dedicación exclusiva. Lo haré con la mayor disposición y todas mis capacidades para lograrlo. No debe quedar ninguna duda que este Ministerio obedece a la construcción de una política pública que aplica los criterios de calidad y rigurosidad pero que también brindará espacio a esas otras formas de generación de conocimiento.

Cuestionamientos del senador Agudelo

El senador liberal Iván Darío Agudelo Zapata, relacionado en el sector como uno de los que habría apoyado el nombramiento de la nueva ministra, se desmarcó de ésta y le llama a “analizar y reflexionar sobre la situación y tomar sus propias decisiones”.
Aclara Agudelo que la elección del ministro o la ministra debió haber sido impulsada desde un organismo no político como la Academia Colombiana de Ciencias, y resalta que el titular de la cartera debe ser alguien que cumpla dos atributos funamentales:  1) Aptitud científica, que de cuenta de la idoneidad de la persona en torno a su conocimiento, formación, experiencia y trayectoria, para abordar con altura los temas propios de gestión del Ministerio, y 2) Actitud política, como iniciativa e intención para articular con credibilidad y confianza a todos los actores y sectores del Sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación, en torno a una visión y unos propósitos comunes.
Compartir en redes