Colegio de Psicólogos se defiende en debate sobre necesidad de las tarjetas profesionales

Julio 31/19 Ante el llamado a debatir sobre éstas, el Colegio de Psicólogos defiende su rol legal para expedirlas. Las dudas sobre la conveniencia práctica y académica se mantienen.

Lea: La inutilidad (del negocio) de las tarjetas profesionales

El siguiente es el texto del comunicado, suscrito por Bernardo Useche Aldana, presidente del Consejo Directivo Nacional de dicha entidad:

El Colegio Colombiano de Psicólogos – COLPSIC- comunica al gremio, y a la opinión pública en general, que esta organización se constituyó hace más de doce años en ejercicio legítimo del derecho fundamental de asociación consagrado en la Constitución Política de Colombia; al igual que otras organizaciones de carácter gremial y profesional, con la finalidad sustantiva de defensa, fortalecimiento y apoyo al ejercicio de la profesión, hoy más imperativo que nunca, en los tiempos de un mercado menos regulado y cuyas asimetrías signan un ingreso poco digno y remuneratorio para los colegas.

Así mismo y por mandato de la Ley 1090 de 2006, se le confirieron a COLPSIC las funciones públicas de expedición de la tarjeta profesional, realizar el trámite de inscripción de los psicólogos en el Registro Único Nacional del Recurso Humano en Salud – RETHUS y conformar el Tribunal Nacional Deontológico y Bioético de Psicología.

En especial, la expedición de la tarjeta profesional es el reconocimiento permanente y actual de que el profesional, no solo cumple los requisitos exigidos para ejercer la profesión respectiva, sino que lo hace bajo la vigilancia y control de una agremiación que vela por su recto proceder y que sirve de garante para que cuando se rompa la confianza legítima en aquel por violar por ejemplo, su código ético, sea investigado y sancionado por un tribunal instituido para ello (Tribunal Deontológico en nuestro caso), el cual se sufraga única y exclusivamente con los recursos provenientes de la expedición de la tarjeta.

La tarjeta profesional de los psicólogos no solo constituye una ganancia para el gremio en términos de conquista por su reconocimiento y calidad, sino también en una garantía para la sociedad en clave de la protección de los derechos de los usuarios de los servicios psicológicos y de máxima exigencia para el mejoramiento continuo de los mismos.

En este marco institucional, la tarjeta profesional es la fuente de recursos con que cuenta el Colegio para posicionar al gremio ante instancias gubernamentales y privadas, de carácter nacional e internacional, promoviendo un diálogo constructivo y determinante en la construcción de las políticas públicas dentro de los espacios de decisión; así como generar masa crítica que fortalezca el carácter de alto valor científico de esta ciencia a través de la oferta de educación informal o para la vida y el trabajo; y fortalecer el gremio desde otros ámbitos multi y transdisciplinarios que exigen la presencia de los psicólogos.

Muy pronto la expedición de la tarjeta profesional de los psicólogos será completamente virtual, en consonancia con todas las políticas gubernamentales de “cero papel”, amables con la reducción de la huella ambiental y privilegiando el camino hacia la eficiencia y la modernización. El Colegio Colombiano de Psicólogos considera este paso correcto y un avance que representa no solo una mejora y eficiencia en los procesos, sino la reconducción de nuestros esfuerzos presupuestales para otras actividades propias del objeto social, la misión y la visión de Colpsic.