“Desacreditación” de la Sergio Arboleda costó la salida de rector Noguera Calderón

Sept 24/22 Los errores financieros de la administración de Rodrigo Noguera no sólo se llevaron la acreditación institucional, sino que ocasionaron que el Consejo Directivo lo “descabezara” como rector.

La salida de Rodrigo Noguera Calderón (foto), señalado como principal artífice y culpable de las decisiones y negocios que llevaron a que el Ministerio de Educación Nacional sancionara a la Universidad Sergio Arboleda, se produjo por decisión del Consejo Directivo, presidido por el exministro Gabriel Melo Guevara.

Lea: Gobierno Duque “tumbó” la acreditación institucional de “su” universidad, la Sergio Arboleda

En 2003, Noguera Calderón sucedió en la rectoría a su padre, Rodrigo Noguera Laborde, quien la había fundado en 1984.

El actual vicerrector administrativo, Jorge Noguera Calderón, sería el nuevo rector, aunque la universidad aún no lo ha oficializado.

El saliente rector se caracterizó porque casi nunca hizo presencia mediática, y muy escasa al interior de la propia universidad.

En los últimos años enfrentó diversos escándalos y una disputa, casi que personal, con el periodista Daniel Coronell, quien se enfocó en varias denuncias al respecto, que a juicio de la opinión pública respondieron a la críticas del comunicador por los vínculos de la Universidad con el Uribismo y el gobierno del expresidente Iván Duque, egresado de esa institución.

Asimismo, enfrentó muy diversas versiones por incidencia en política tras la intención de la esposa de Noguera Calderón, Zayda Barrero, de aspirar al Congreso de la República por el Centro Democrático, y por la gran influencia (algunos dicen que era el poder detrás del rector, o el que realmente venía decidiendo en la universidad, por alguna enfermedad del rector) del hijastro de Noguera Calderón, Ernesto Lucena (quien fuera ministro del Deporte del gobierno Duque, decano de Derecho y actual decano de la escuela de negocios PRIME).

La decisión se conoce tan solo una semana después de que el escándalo de la “des-acreditación” se hiciera público, en un escueto comunicado de parte de la Universidad que, pese a formar comunicadores, tristemente se ha caracterizado por informar muy mal sobre sus desarrollos internos y decisiones esenciales, permitiendo que las especulaciones e incertidumbre reinen.

“Por ustedes, hoy más que nunca, seguimos adelante, fieles a esos valores humanistas que seguirán siendo el principio rector de esta alma máter”, dice el comunicado, sin firma, expedido por la Universidad, y en el que no se dice nada más al respecto.

El cambio de rector intenta ser un paño de agua tibia en un escenario de crisis institucional. La salida de Rodrigo Noguera Calderón no cambia en nada el escenario de la “des-acreditación” para una universidad, con buenos estándares de calidad, que debe remar río arriba para intentar recuperar su imagen y, sobre todo, enfrentar el impacto mediático que seguramente se traducirá en una preocupante reducción de la demanda, por lo menos en el corto plazo.

Lea: Consecuencias en el sector de la “desacreditación” de la U. Sergio Arboleda

Información relacionada: Sanción a la U. Sergio Arboleda podría tener vicio de forma y ser ilegal

 890 

Compartir en redes