El Observatorio de la Universidad Colombiana




FUAC ya no recibirá polémico préstamo que le iba a dar recursos para vivir este año

Marzo 22/21 Aunque Mineducación avaló esfuerzos de la U. para salir de su crisis, la cancelación del préstamo de 8 mil millones que ésta iba a recibir complica su situación.

¿Qué hará ahora el Ministerio de Educación y su rector designado, Ricardo Gómez, si estos recursos representaban el oxígeno para atender los más urgentes compromisos económicos de seguridad social y obligaciones laborales, entre otros?

Para justificar, en gran medida, las gestiones administrativas y financieras que permitieran tener el beneplácito del Ministerio de Educación Nacional, la Universidad Autónoma de Colombia y su rector, le presentaron a éste un acordado préstamo por 8 mil millones de pesos con la empresa colombiana Alternative Care Colombia S.A.S.

Dicha empresa, que según halló este Observatorio, se dedica al cultivo de especias y de plantas aromaticas y medicinales, pero también actúa como apoderada de una corporación de inversiones de Uruguay, que gestiona préstamos, llamada Banavic Corporation, y de la que existe mínima información sobre sus actuaciones, representantes y gestiones en Colombia.

Porque Alternative Care y Banavic Corporation nunca cumplieron con la entrega del dinero del préstamo (que originalmente debía haberse dado el pasado 12 de noviembre), la Universidad debió terminar el acuerdo por el que ésta, a su vez, constituiría una hipóteca de cuatro de sus inmuebles, avaluados comercialmente en más de 12 mil millones.

FUAC: Alivio financiero depende de un préstamo de 8 mil millones de una cultivadora de aromáticas

El acuerdo comercial fue de noviembre pasado; el 9 de marzo último se expidió la Resolución 004088 de Mineducación en la que el Ministerio avala las gestiones de la Universidad; el 12 de marzo este Observatorio informó sobre este llamativo préstamo; y el 15 de marzo el rector Gómez envió la carta de terminación mutuo de contrato a los señores Octavio Jiménez González y Jaime Otoniel Francisco Hernández Pulgarín, ambos de Alternative Care Colombia SAS, apoderados de Banavic Corporation, así como a José Omar Silva, en condición de intermediario.

En la resolución del Ministerio, firmada por la ministra María Victoria Angulo, explícitamente se dice: “Preocupa la situación con este crédito debido a que su no desembolso en el 2021 dejaría a la institución con un déficit de aproximadamente $4.615 millones de pesos y posibles problemas de iliquidez, situación que pondría en riesgo la prestación del servicio educativo en condiciones de calidad y continuidad”.

Según el análisis del revisor fiscal de la Universidad, Joaquín Araque Mora, al 31 de diciembre de 2020: la FUAC presenta un saldo por pagar de $7.912 millones aproxidamente por concepto de aportes al sistema de seguridad social integral, la entidad no se encuentra cumpliendo en forma adecuada y oportuna, con las obligaciones de aportes al Sistema de Seguridad Social Integral, y adicionalmente, se ve con preocupación que la Fundación tiene pendiente actualizar sus compromisos con relación a las sanciones de extemporaneidad que se puedan presentar por la inoportunidad en el pago de las declaraciones de tributarias.

¿Qué pasará ahora?, ¿Mineducación generará una urgente nueva actuación de la subdirección de Inspección y Vigilancia antes que la situación de la FUAC se agrave más?, ¿cómo enfrentará esta situación el rector Ricardo Gómez Giraldo y el Consejo Superior luego de haber informado positivamente la decisión del Ministerio, y qué estrategias financieras se presentarán para superar la crítica situación de unos estados financieros a 2020 que, aún no han sido aprobados, y que muestran una disminución de los activos, entre 2019 y 2020, en más de 10 mil millones; un aumento de los pasivos en mil millones y una disminución del patrimonio en más de 11 mil millones; además de la continuación del conflicto de la dirección con el sindicato, que dice que no se están cumpliendo los acuerdos.

Lo académico, también se cuestiona

Para completar este difícil panorama, y según un análisis de la representación profesoral de la Universidad, “no se entiende cómo una administración del propio Ministerio de Educación Nacional pierde registros calificados como los de los programas de ingeniería ambiental e ingeniería industrial, abanderados con el mayor número de estudiantes de la facultad de ingeniería y después de año y medio no se tiene una solución para enmendar esos errores”.

Compartir en redes