Inquietudes sobre reforma al Icetex ponen en duda efectividad de Ley de Gratuidad

Dic 13/21 El Gobierno habla de las más bajas tasas de interés, mejoras en el servicio e incentivos, pero el nuevo decreto no detalla el cómo, no precisa tasas, es temporal y no es taxativo, lo que genera debate.

A través del Decreto 1667, del pasado 7 de diciembre, el Gobierno unificó en el articulado su propuesta de política de gratuidad educativa (parcial) para los estratos 1 a 3, con medidas que impactan la gestión del Icetex, como administrador de recursos educativos del Estado, en cuanto a incentivos a usuarios y tasas de interés.

Lea: ¿Qué responderá el Gobierno a jóvenes de estratos bajos que no tendrán gratuidad?

Si bien el Gobierno, el Ministerio de Educación y el propio Icetex han presentado la norma como una transformación de la entidad en cuanto a “más información y menos trabas para acceder a los servicios, mejores condiciones de tasas de interés, y estímulos y alivios para quienes más lo necesitan” (así lo dice la publicidad oficial del Icetex), lo cierto es que la manera como esto se presenta en el articulado no permite comprenderlo exactamente, está llena de literatura técnica y deja la aplicación de muchos de sus aspectos a variables externas, no mencionadas en el decreto.

Las inquietudes derivadas del Decreto

Si bien el presidente del Icetex, Manuel Acevedo Jaramillo, ha aclarado que el 88 % de los usuarios de la entidad (que superan los 700 mil) no pagan intereses y que quienes lo hacen tendrán una reducción importante de ellos, los que por algún motivo han entrado en mora o se quejan del modelo y los créditos, generan un ruido que ha llegado hasta el Congreso y la opinión pública, y no permiten dimensionar exactamente el alcance de las anunciadas propuestas de la entidad.

Por lo mismo, la primera insatisfacción (de quienes tienen deudas y mora con la entidad) es que el Decreto habla de estímulos para los beneficiarios titulares de créditos educativos que se encuentren en etapa de estudios o amortización y cuyas obligaciones se encuentren vigentes y al día. Es decir, deja por fuera amnistías o beneficios para los deudores.

Luego viene la inquietud relacionada con la tasa efectiva de interés que se cobrará a los usuarios de la entidad. La norma no dice precisamente cuánto debe ser, y luego de su firma por parte del presidente Duque, la entidad anunció que “a partir de febrero de 2022 la tasa de interés se reduce y en ningún caso superará el IPC + 7,5″.

En 2.021 la tasa fue del 11.6 %, y aunque el presidente Duque informó en el evento de presentación del Decreto que en 2.022 sería la tasa más baja en la historia de la entidad, es posible que esto no sea así, pues si el IPC supera los 4.1 puntos, pasaría a ser más alta que la actual.

Otra duda derivada del decreto, tiene que ver con el cambio real de la entidad. Aunque Acevedo ha dicho que se “quitan las trabas como el deudor solidario y problemas en materia de información”, estos avances no están explícitamente mencionados en la norma.

Si bien la norma contempla estímulos para, según la entidad, más de 80 mil usuarios actuales, y nuevos beneficiarios, que presenten dificultades o se destaquen por logros académicos, deportivos, científicos y culturales, y quienes contarán con un nuevo paquete de estímulos y alivios, que -dice Icetex- reducirán el costo de su crédito, el texto no detalla los montos precisos de las tasas rebajadas que se anuncian.

Entre los beneficiarios también estarían los usuarios con buen comportamiento de pago o pagos anticipados, aunque en este último caso la norma dice que “para los estímulos por pronto pago (el usuario debe), haber realizado un pago anticipado de por lo menos el 51 % del capital vigente al momento de acceder al estímulo”, lo cual se considera muy exigente.

Finalmente, la norma que no es taxativa en muchos aspectos y plantea las obligaciones como una posibilidad (se usa mucho la conjugación verbal de “podrá” como acción del Icetex, mas de sugerencia que de obligación), también genera dudas en torno de su permanencia en el tiempo, pues los estímulos y alivios son temporales, lo que representa que después del quinto año de vigencia del decreto, dejan de ser válidos.

 337 

Compartir en redes