El Observatorio de la Universidad Colombiana




Justicia ordena a Unicesar reintegrar docente retirado sin justificación alguna

Marzo 10/21 Si la Univ. Popular del Cesar quiere insistir en el retiro del docente tiene que evaluar su hoja de vida y motivar la decisión. Para la justicia el argumento de la autonomía universitaria no es suficiente.

Edgardo José Remicio Díaz, sociólogo de la propia Universidad Popular del Cesar, y magister en gerencia de proyectos e investigación, con una evaluación docente sobresaliente, se desempeñaba como docente ocasional de tiempo completo en esa IES desde 2.011 hasta diciembre pasado. Para el nuevo año la Institución no le contrató, así como tampoco lo hizo con muchos otros profesores.

Aunque en la respuesta a la tutela interpuesta por Díaz en la que pide su reintegro, al verse desamparado y poniendo en riesgo su mínimo vital, su derecho al trabajo, el sostenimiento de sus tres hijos y su seguridad social, la Universidad se ampara en la autonomía universitaria y en que el docente no se retiró sino que, sencillamente, se le venció el período para el cual se le había entregado la carga académica que traía, en 2.020 y además, dijo la Universidad ante el Juzgado de Tercero Administrativo de Valledupar en respuesta a la demanda, porque el docente ocasional Remicio Díaz, no fue ni es empleado o servidor público de la Universidad.

El profesor, sindicalizado, acudió a la Resolución 1672 “Por Medio de la cual se Adopta el Acuerdo Colectivo suscrito entre la Universidad Popular del Cesar y el Sindicato de Trabajadores y Empleados Universitarios de Colombia “SINTRAUNICOL” Subdirectiva Universidad Popular del Cesar, el Sindicato Nacional de Trabajadores de las Instituciones de Educación Superior “SINTIES” de la Universidad Popular del Cesar, la Asociación Sindical de Profesores Universitarios “ASPU” Seccional Cesar y el Sindicato Nacional de Docentes Universitarios “SINALDUN”, según la cual se estipuló que “a partir de la firma del presente Acuerdo Colectivo la Universidad Popular se compromete a que los profesores catedráticos y ocasionales no podrán ser vinculados o desvinculados unilateralmente por el Director de Departamento y/o Decano, en todo caso quien tiene la función de hacerlo es el nominador de la Institución y de manera motivada, respetando la evaluación y el debido proceso”.

En su defensa, acogida por el Juzgado, la Universidad no realizó la debida evaluación de su hoja de vida para justificar su retiro, lo que llevó al Juez a considerar que la IES transgredió el derecho al debido proceso administrativo del tutelante, al prescindir de sus servicios para el periodo académico 2021-01, sin motivar la decisión.

“Esta Judicatura dispondrá que la Universidad demandada, en caso de mantener su decisión (desvinculación del actor), proceda de conformidad con el tantas veces mencionado art. 30 de la Resolución 1672 de 2020, a motivar tal determinación, realizando al menos una mínima evaluación a la hoja de vida y al servicio prestado por aquel (señor Remicio Díaz) que justifique la necesidad y proporcionalidad de la medida adoptada, esto es, la de prescindir de sus servicios. En caso que el nominador se abstenga de cumplir lo ordenado en precedencia dentro del término establecido para ello, deberá proceder a vincular al accionante en la forma en que venía desempeñándose en el periodo académico 2020-2, ello como mecanismo transitorio de amparo”.

Remicio Díaz se une a otros muchos docentes, catedráticos u ocasionales, que fueron retirados por la administración del entonces rector (e), José Rafael Sierra Lafaurie, y que ocasionó gran alboroto en la región. La polémica decisión fue, para esa administración, una forma de cualificar la docencia al adoptar una norma previa que -dicen- no se había aplicado, que exigía mayores niveles de formación de los docentes, mientras que para los afectados fue el reflejo del manejo político que dio el anterior rector (e).

Lea: Remoción docente en Unicesar: ¿Ajuste a la norma o acomodo político?

A propósito del pronunciamiento judicial, Remicio Díaz señaló que “este fallo abre las puertas para que más de 100 docentes vuelvan a ingresar a sus actividades laborales en la Universidad Popular del Cesar, y si el nuevo rector no motiva de forma adecuada los despidos podría estar exponiendo a la U. a condenas millonarias y a acciones de repetición en su contra”.

Este es uno de los líos que recibe el nuevo rector, designado por el Ministerio de Educación, Alberto Luis Cuello Mendoza, quien se posesionó el lunes ante el viceministro José Maximiliano Gómez Torres.

Compartir en redes