Nuevo salario mínimo, otra presión financiera para las IES en 2022

Dic 17/21 El salario mínimo subirá en 2.022 muy encima del IPC. Esto presionará aumento de nóminas en las IES en un momento en que estudiantes y matrículas caen.

Si bien las IES públicas tienen menos presión que las privadas, por los beneficios de la “política” de gratuidad educativa del gobierno nacional, que les permite recibir de parte del Estado gran parte de los recursos de matrícula de sus estudiantes, esto no las salva de la presión que, sobre sus gastos de funcionamiento, tendrá el impacto del nuevo salario mínino para 2.020, fijado por el Gobierno Nacional en un millón de pesos, más un subsidio de transporte de $117.172 pesos.

El nuevo salario representó un incremento del 10.07 %, uno de los más altos de los últimos gobiernos.

Si bien un mayor salario se traduce en más recursos para gran parte de la población esto no significa que conlleve mejores ingresos para las IES, por concepto de matrícula. La presión por la gratuidad, la competencia y la desaceleración de la demanda, cada vez presionan más por una educación de menores costos para estudiantes y sus familias.

Desde antes de la pandemia, la demanda de la educación superior privada venía cayendo, y con la pandemia y ausencia de auxilios de parte del gobierno a las IES privadas, la situación económica de estas se ha complicado, tanto por la reducción en el número de estudiantes como por la disminución en los excedentes operacionales, tras las múltiples actividades que debieron cancelarse con las cuarentenas y no presencialidad.

Eso las ha llevado a congelar, reducir o incrementar matrículas, para 2.022 muy por debajo de la tendencia de crecimiento que traían hasta 2.019, y en el caso de las IES que ya habían aprobado las resoluciones de incremento de matrículas para 2.022 con incrementos cercanos al IPC, proyectado entre 5 y 6 puntos porcentuales, ubicarse muy por debajo de los 10 del salario mínimo.

Porque según la normatividad, en Colombia las IES no pueden subir sus matrículas por encima del índice de precios al consumidor IPC. Según el Decreto 110 de 1994 y la Resolución 5150 de 2005 las IES que hayan incrementado o pretendan incrementar el valor de los derechos pecuniarios por encima del índice de inflación del año que termina anterior, deberán presentar un informe que contenga la justificación precisa de los factores en los que se fundamenta el aumento.

Ahora, por concepto de salarios, la decisión del gobierno nacional también impacta las finanzas de las IES.

Si bien la mayor parte de las plantas de nómina de las IES devengan cifras por encima del salario mínimo, y este generalmente lo devenga su personal auxiliar básico y de servicios generales, el anuncio del gobierno nacional sí les genera una presión para el incremento salarial, esperado, de parte de docentes, investigadores, directivos y administrativos de las IES.

Primero, porque muchos de ellos han sufrido los impactos financieros y salariales de la pandemia. Entre 2020 y 2021 se les hizo un leve incremento, cuando se dio, e incluso en algunos casos se les redujo -por negociación conjunta el salario.

Segundo, porque aunque se dice que quienes devengan por encima del salario mínimo no tienen que recibir necesariamente un incremento salarial, en la práctica éste sí se acostumbra.

Además, porque según al Corte Constitucional y el Departamento Administrativo de la Función Pública, DAFP, independientemente de sus condiciones, constitucionalmente todo trabajador tiene derecho al menos a un incremento salarial anual. “El derecho a un salario móvil es de naturaleza constitucional, de orden público y de naturaleza irrenunciable, todo empleado ya sea del sector público o privado, empleado público o trabajador oficial, tiene derecho al menos a un incremento salarial anual”. Ni siquiera el argumento de la autonomía universitaria es válido para justificar que los salarios se congelen.

Lea: A docentes y administrativos de IES privadas también debe ajustárseles el salario

Es decir, si bien las IES tienen una salida para justificar incrementos por encima del IPC, y si el Ministerio de Educación se los permite, eso no garantiza que compensen mayores gastos de nómina con mejores ingresos vía matrícula, pues el mercado no está para dichas presiones, mucho más con “amenaza” de deserción y traslado a las IES públicas.

 1,263 

Compartir en redes