Protestas de toda clase tienen semiparalizada a la mayoría de universidades públicas

Julio 2/21 Según el Sistema Universitario Estatal, cerca de 20, de las 32 universidades públicas, tienen suspendido o en riesgo la terminación del primer semestre de 2.021. Las que sí y las que no están operando.

El SUE presenta un inventario, pero ni éste ni los rectores ni ninguna asociación tienen una acción clara o intervención al respecto. Cada rector, con sus consejos académico y superior, debe tratar de hallar la mejor estrategia que les permita regresar a las clases, y reajustar de la mejor manera los impactos de la situación, especialmente en los contratos del profesorado.

A diferencia del paro nacional universitario de 2.018, cuando el movimiento estudiantil contó con el apoyo de gran parte del profesorado y estaban unidos en torno de peticiones concretas de mayor presupuesto de parte del gobierno nacional (y que terminó con el acuerdo de diciembre de ese año, en el que el presidente Duque comprometió más de 4 billones para la universidad pública), en este caso son disímiles las peticiones, al parecer minoritarios los grupos de quienes protestan y en condiciones muy diversas en cada IES: Críticas al gobierno Nacional, a la rectoría de la Universidad, petición de mejores condiciones de bienestar e infraestructura, solidaridad con los jóvenes afectados por el paro nacional…

Según el rector de la Universidad de Córdoba y presidente del SUE, Jairo Torres Oviedo, las decisiones de anormalidad académica están afectadas por los efectos del paro, donde las movilizaciones en un principio fueron “como una presión al Gobierno Nacional, pero que ahora se hizo regional y territorial”.

El Ministerio de Educación, por su parte, recurre a su ya trillada explicación: Que las decisiones son propias de la autonomía de cada universidad y que ellos respetan lo que allí se decida.

Las IES con paros y las que no

Según Torres Oviedo, estas son las que tienen el semestre suspendido: Nacional de Colombia, Distrital, Pedagógica Nacional, Colegio Mayor de Cundinamarca, Antioquia, La Guajira, Cartagena, Sucre, Córdoba, Atlántico, Popular del Cesar, Tolima, Llanos, Caldas, Quindío, Pacífico, Valle, Nariño, Surcolombiana, Pamplona y Magdalena.

Pero este inventario no es del todo preciso, puesto que la situación varía cada día según el estado de ánimo y los diálogos entre estudiantes y los directivos. Unos días los protestantes endurecen el discurso y anuncian que prolongan el paro, al otro día lo suavizan y concertan el regreso, o luego dicen que no son todos los que dialogan los que los representan.

Por lo general la suspensión de actividades se ha dado en los programas de pregrado, pero los posgrados y los programas virtuales están operando en su mayoría.

La situación varía, también, según las sedes o programas de las universidades. En la Nacional la dinámica varía segun la ciudad. Anoche, por ejemplo, los estudiantes de ingeniería en Bogotá aprobaron regresar a partir de la próxima semana, dos días después de haberse decretado la suspensión del semestre. En la de Antioquia la situación es peninsular y depende mucho de cada facultad y cada sede; el paro se siente, pero no es total.

La mayoría de Consejos Académicos y Superiores han intentado ceder en aspectos como flexibilidad académica, permitir espacios para la protesta, tiempos de no evaluación y rediseño del calendario académico, pero aún así el ejercicio se vuelve desgastante y complejo.

Hay la esperanza, señala uno de los rectores de estas universidades a El Observatorio, que así como el paro nacional ha ido bajando mucho en intensidad, lo mismo suceda con los jóvenes para que, así sea por cansancio de vacaciones, protesta o no clases, decidan retornar.

Otra gran preocupación de estas universidades es que, de seguir la parálisis, se corren dos grandes riesgos: 1) Tener que cancelar el primer semestre académico de este año, de por sí muy retrasado por la afectación que viene desde el paro de 2.018, con los impactos económicos, académicos, sociales y estudiantiles que representaría y, 2) No alcanzar a desarrollar el segundo semestre académico de 2.021.

Al parecer, universidades como Magdalena, Atlántico y Caldas ya han avanzado positivamente en lograr el retorno de los estudiantes.

Hay una gran expectativa en que pasado el próximo festivo del 5 de julio, los ánimos mejoren para el deseado retorno.

A diferencia de las que enumera el SUE, éstas son las que estarían desarrollando dentro de la normalidad su calendario académico y clases o vacaciones, incluso pese a algunas pocas protestas de algunos miembros de sus comunidades: UNAD, Militar Nueva Granada, Tecnológica de Pereira, UIS, Cundinamarca, Francisco de Paula Santander, Amazonia, Cauca, y Tecnológica del Chocó.

¿Y el programa Matrícula Cero?

Las protestas y suspensiones -en época tradicional de vacaciones de mitad de año-, no han dejado que se realice la programación precisa de los semestres académicos y, como tal, tampoco haya claridad, aún, de cómo será que operará el programa gubernamental de matrícula cero para 2021-2. Por ahora, tanto la ministra Angulo como el viceministro Gómez y el presidente del Icetex, Acevedo, andan recorriendo todo el país -varios departamentos por semana- firmando compromisos con los rectores de las IES públicas territoriales, para el programa de matrícula cero, aunque los textos suscritos ni los detalles de cómo operará el programa no han sido revelados públicamente.

La puesta en marcha de Matrícula Cero viene acompañada de preguntas recurrentes de parte de estudiantes y algunos rectores:

  • ¿Cómo será la gratuidad para los estudiantes que inicien primer semestre? Serán los mismos cupos de años anteriores o se ampliarán?
  • ¿Cómo el Gobierno Nacional impulsará la equidad para estudiantes de estratos bajos en IES privadas, que por ahora están fuera del programa?
  • ¿Cómo será el apoyo del Gobierno Nacional a IES públicas que, como la UNAD, tienen una muy importante matrícula en el país, aunque no están oficialmente asentadas como universidad regional en los diversos departamentos?

Tal y como lo hemos indicado en otro informe, el Gobierno saldrá debiendo en su ofrecimiento de Matrícula Cero

 1 

Compartir en redes