El Observatorio de la Universidad Colombiana




Imposición de resultados de aprendizaje vulnera la autonomía universitaria

Julio 10/20 Incluso, asumiendo que decisión del 1330 de 2019 y del acuerdo 02 de 2020 (CESU) sea positiva, obligar a las IES a diseñar programas según resultados de aprendizaje va en contra de la ley.

Así lo demuestra el análisis jurídico de la abogada experta en educación superior, Gloria Yaneth Vélez Pérez, para quien “la imposición que el Ministerio de Educación hace y ahora el CESU, de los resultados de aprendizaje, sin demostrar que esa metodología es mejor que otras, es decir sin falsarlas, no puede tenerse sino como una vulneración a la autonomía universitaria, es más, es una metodología que se le impone, incluso, a investigadores que pueden estar trabajando en su falsación o en su complemento”.

Para la jurista, el debate va más allá de lo pedagógico. “No discuto las bondades que puedan tener los resultados de aprendizaje, aunque definitivamente serán los pedagogos y educadores los más autorizados para afirmar o negar su beneficio, pero dado que el análisis que realizo es jurídico, lo que sí discuto y afirmo es que la imposición de los resultados de aprendizaje que por medio de un decreto reglamentario y una norma de derecho blando como lo es el acuerdo del CESU, se le hace a las IES, como un modelo único de calidad y alta calidad, para que diseñen el qué aprenderá el estudiante, cómo lo hará y cómo dará cuenta de lo aprendido, vulnera la autonomía universitaria y lo hace porque como se observa en los artículos 28 y 29 de la Ley 30 de 1992, la autonomía universitaria consagrada en la Constitución Política le da el derecho a las IES a  ‘Crear, organizar y desarrollar sus programas académicos y a definir y organizar sus labores formativas, académicas, docentes, científicas y culturales’.  Es derecho a definir sus labores formativas y no a que se las definan como ocurre con lo que se ha hecho en el Decreto 1330 y en el Acuerdo 02 de 2020.

Seguramente el Ministerio con el Decreto 1330 de 2019 y ahora el CESU con el Acuerdo 02 de 2020, podrán escudarse en el argumento consistente en que a las instituciones se les indicará por vía de resolución que sustenten teóricamente cuál modelo eligieron, no obstante, ello no garantiza la autonomía universitaria, máxime que en tratándose de resultados de aprendizaje, los referentes para construirlos son la taxonomía de Bloom, la taxonomía adaptada de Bloom de Anderson y Krathwohl y la taxonomía SOLO (Structure Observed Learning Outucomes o Estructura del Resultado Observado), confundidas por muchos con las guías técnicas que en España y Chile se han elaborado para darles aplicación. Además, el enfoque del 1330 y el acuerdo 02 está centrado en el trabajo, descartando otros”.

Gloria Yaneth Vélez Pérez  

La abogada concluye aclarando que su análisis “no es una invitación a la rebeldía, sino una invitación a reivindicar la autonomía, porque si la comunidad académica no reacciona a tiempo, muy pronto estará entonando un réquiem por la autonomía universitaria con respecto a la cual, hoy se observa una muerte lenta”.

Hace pocos días el director de Iesalc – Unesco, Frances Pedró había advertida, en el Foro Internacional sobre Aseguramiento de la Calidad, organizado por el Ministerio, que la incorporación de resultados de aprendizaje no es definitivo, y que técnicamente reviste una enorme complejidad y va a requerir muchísimo trabajo técnico en los próximos años.

Clic para ver el análisis completo de Vélez Pérez

Información de referncia:

Los principales cambios en el nuevo modelo de acreditación en alta calidad

– Resultados de aprendizaje: ¿Convienen o responden a un interés de terceros?

– ¿Qué es eso de los resultados de aprendizaje y por qué preocupa a las IES?

Compartir en redes